Lunes, 30 Enero 2017 00:00 Tele Mix

Sudakaya 'no va a parar' luego del festival Saca el diablo

Hugo Caicedo (izq.), en la guitarra,  demostró su dominio escénico junto a Guanaco MC (der.) durante el regreso de la agrupación de reggae Sudakaya.
Hugo Caicedo (izq.), en la guitarra, demostró su dominio escénico junto a Guanaco MC (der.) durante el regreso de la agrupación de reggae Sudakaya. Foto: Mario Egas / El Telégrafo

El regreso de la banda ambateña, el reencuentro de Biorn Borg y la consolidación de la escena musical independiente marcaron el concierto.

Redacción Telemix

El ambiente marcado por la naturaleza de la Quinta El Guabo, en la parroquia de Tumbaco, al nororiente de Quito, fue el escenario   para que el rock, el punk, el ska, el reggae, el son e incluso ritmos tecnoandinos tuvieran una especie de ‘mano a mano’, en el festival Saca el diablo.  

   El concierto, realizado el sábado pasado, agrupó a 15 artistas que pusieron al público tanto a bailar como a ‘moshear’ (danza rockera que consiste en dar vueltas al ritmo de la música).  

El evento estuvo marcado por el regreso a los escenarios de bandas emblemáticas, como Biorn Borg, de Quito, y Sudakaya, de Ambato. Y por parte de los solistas destacaron Héctor Napolitano, conocido como el ‘viejo Napo’, Mateo Kingman y Delfín Quishpe, con su mezcla de ritmos electrónicos con música nacional.     

Los fanáticos tuvieron paciencia y también resistencia, puesto que algunos llegaron desde el mediodía a El Guabo, donde se realizaron los shows que se prolongaron hasta la media noche.

El concierto tuvo 2 tarimas denominadas Prende Todo y Saca Todo. Los asistentes solo tenían que caminar por el césped a los 2 escenarios, porque estaban ubicados a pocos metros uno del otro.   En el breve trayecto, tenían a su disposición los tradicionales food trucks (camiones de comida).

También hubo una carpa donde se vendía cerveza artesanal que estuvo copada por el público hasta el final de la jornada.

El cantante guayaquileño Héctor Napolitano, el ‘viejo Napo’, hizo de las suyas en su show. Lo acompañaron, entre otros, Lucas, su hijo, en la guitarra, Álex Alvear, en la percusión, y Cristian Idrovo, en el saxofón.   

El ‘viejo Napo’ interpretó ‘Corazón de matasano’, dedicada “a las meretrices”, los hits ‘Sancocho de hueso blanco’, ‘Bolón de verde’ y ‘Cangrejo criminal”, la cual finalizó tocando la guitarra con los dientes.   

Delfín Quishpe apareció con su tradicional traje vaquero y también cautivó al público con temas como ‘Todo hombre es un minero’, ‘Torres gemelas’ y  ‘A mi lindo Ecuador’, los cuales pusieron a bailar a los asistentes.    

El punk rock moderno de Biorn Borg  dio la energía necesaria de la mano de su guitarrista Sebastián Game, y de la voz potente de Sofía Abedrabbo.   

Sus seguidores no se quedaron quietos, dieron saltos al ritmo de las canciones y corearon los temas ‘Síndrome de Upsala’  y ‘Submarino’. Un momento clave fue cuando invitaron a un viejo amigo al escenario, el baterista Ernesto Karolys, el ‘ruso’, para que tocara ‘El Sinki’.

Bastián Napolitano, el baterista actual, le cedió el lugar en esos momentos, definiendo  de esa manera un encuentro entre amigos y  miembros de Biorn Borg.  

Otra banda que destacó fue Guardarraya.  Desde el inició sorprendió con su estilo acústico progresivo en canciones como ‘Me fascinas’, ‘Abre los ojos’ y ‘Mi niño’,  en la voz de su cantante Álvaro Bermeo.  

En el show de Guardarraya, Bermeo subrayó el buen momento que se vive en la música del país, puesto que las bandas invitadas al festival tocaron principalmente temas propios.  

La agrupación quiteña dejó  para el final sus melodías más clásicas como ‘1537’ y ‘Lero lero’,  que fueron cantadas por la mayoría de los presentes.

Durante la jornada, la gente  aprovechó para tomar fotografías a los grupos y hacerse selfies.  Otros prefirieron observar el show acostados en el césped, ya que se encontraban desde la tarde en El Guabo.   

Y así, el público permaneció  hasta el final para presenciar el regreso de la banda Sudakaya, que demostró desde las 23:00 que la espera de casi 5 años de sus seguidores para volverlos a ver en vivo  valió la pena.  

A ritmo de reggae y ska, Sudakaya se apoderó de la noche. El público no dejó de bailar y de cantar sus clásicos ‘No va a parar’, ‘Me opongo’ y ‘Una señal’. El frío de esa hora no impidió que la gente baile en cada una de las canciones. La presentación fue liderada por sus 2 vocalistas, Guanaco MC y Hugo Caicedo, que también tocó la guitarra.   

Ambos animaron en todo momento a los asistentes para que se muevan de un lado a otro, en más de una hora de concierto.     

La gente realizó peticiones como ‘Supergirla’, ‘60  minutos de dub’ y ‘Salgo’, y  la banda accedió a interpretarlas.  

La fusión de estas canciones generó un ‘mosh’ masivo entre los asistentes, marcando de ese modo el regreso de Sudakaya, y la finalización del festival Saca el diablo en su 3 edición. (I)  

ENLACE CORTO

Twitter

Twitter

Banner

 

Últimas noticias

Últimas noticias