Roman Polanski enfrenta una nueva acusación de abuso sexual

- 17 de agosto de 2017 - 00:00
Identificada como Robin (der), la mujer compareció en una rueda de prensa junto con la abogada Gloria Allred para desvelar sus acusaciones contra el cineasta.
Foto: AFP

Una mujer afirma que el incidente sucedió en 1973 cuando ella tenía 16 años, después de grabar la película Pirata. Esta es la tercera incriminación pública de acoso contra el cineasta polaco.

Una tercera mujer acusó el martes a Roman Polanski de abuso sexual cuando era menor de edad, 40 años después de que el cineasta huyera del país por violar a otra joven.

La mujer, identificada solo como Robin, dijo en una conferencia de prensa en Los Ángeles que fue “victimizada sexualmente” por el legendario director de cine franco-polaco cuando tenía 16 años, en 1973.

“El día después de que sucedió, le dije a un amigo que el señor Polanski me había hecho eso”, dijo, leyendo una declaración preparada.

La razón de guardar el secreto, agregó, es que no quería que su padre “hiciera algo que pudiera llevarlo a prisión por el resto de su vida”.

Robin aseguró que le pidieron que se presentara públicamente luego de que la víctima de violación del famoso director solicitó en junio a las autoridades que archivaran el caso de inmediato.

La abogada Gloria Allred, que representa a la víctima, dijo que el incidente ocurrió en el sur de California, pero añadió que su cliente no entraría en más detalles.

Aunque el tiempo límite para presentar una demanda expiró en su caso, podría ser llamada a testificar en un futuro juicio, aclaró la abogada.

El director de El bebé de Rosemary y Chinatown, que cumple 84 años el viernes, fue acusado de drogar a Samantha Geimer cuando tenía 13 años y violarla en la casa de Jack Nicholson en Los Ángeles en 1977, mientras el actor estaba ausente.

Polanski admitió la violación a una menor de edad después de que una serie de cargos más serios fueron desechados y pasó 48 días detenido para someterse a evaluaciones psiquiátricas. Luego fue liberado.

Según los documentos judiciales presentados por su abogado Harland Braun, el juez que supervisaba el caso le prometió a Polanski que las siete semanas que pasó bajo arresto serían las únicas.

Pero en 1978, convencido de que el juez iba a enviarlo a prisión -posiblemente por décadas- se fue a Francia. “No era justo. Yo llegué a un acuerdo y ahora quieren incumplir los acuerdos. Por eso he tenido que partir a Francia con el propósito de dejar las cosas en el pasado”, dijo en aquella ocasión.

El director, que está casado con la actriz francesa Emmanuelle Seigner, con quien tiene dos hijos, desde entonces se ha negado a regresar sin garantías de que no cumplirá más tiempo en prisión.

Fue nuevamente acusado de delitos sexuales en 2010, cuando la actriz británica Charlotte Lewis afirmó que el director se puso “a la fuerza” sobre ella justo después de cumplir 16 años, en 1986.

“Él me tomó a la fuerza y se lanzó frente a mí. Yo era una muchachita ingenua y obviamente no sabía lo que pasaba. Polanski es Polanski e intimida a cualquiera”, dijo durante la denuncia pública.

En enero pasado, el Tribunal supremo de Polonia rechazó reabrir la extradición del cineasta a Estados Unidos acusado de la violación de Samantha Geimer.

La decisión de rechazar el recurso presentado por el ministro de Justicia polaco Zbigniew Ziobro pone fin definitivamente a los procedimientos de extradición iniciados en 2014 a petición de la Justicia estadounidense.

La Corte Suprema polaca justificó su decisión alegando que Polanski mantiene una vida profesional y familiar estable en las últimas décadas. La petición del ministro polaco se enmarca en la política del Gobierno nacionalista-ultraconservador del partido Ley y Justicia (PiS), cuyos dirigentes se han propuesto devolver la moral a las instituciones de este país profundamente católico. “No podemos culpar a las personas por situaciones pasadas”, dijo la instancia legal. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: