Robert Redford y Jane Fonda mostraron su amor en Venecia

- 04 de Septiembre de 2017 - 00:00
Robert Redford y Jane Fonda fueron ovacionados por sus colegas y cientos de periodistas que acudieron a la presentación de su filme.
Foto: AFP

Las leyendas vivas del cine presentaron Our Souls at Night, filme en el queinterpretan a dos amantes.

Las leyendas del cine Robert Redford y Jane Fonda fueron ovacionadas el pasado fin de semana en el Festival de Cine de Venecia al presentar su nuevo ‘romance’ Our Souls at Night. 

Más de 5 décadas después de que compartieron por primera vez créditos, estos actores se reencontraron en el drama producido por Netflix como una pareja de vecinos viudos que entablan una relación.

A juzgar por la reacción del público maravillado por estos famosos, la química se inició en 1967 con la comedia romántica Descalzos en el parque, una de sus interpretaciones más recordadas en el séptimo arte. Fonda sostuvo que le encanta el hecho de que “estas películas marquen el principio y el final de nuestras carreras”.

“En Barefoot in the Park interpretamos a una joven pareja que se acaba de casar y ahora interpretamos el amor y el sexo en las personas mayores, aunque en mi opinión Ritesh (el director) cortó la escena de sexo demasiado pronto”, mencionó una bromista Fonda, sobre el director Ritesh Batra, en medio del aplauso del público que no paró de repetir su nombre y el de Redford.

En cuanto a su compañero precisó: “Vivo para tener escenas de sexo con él”.

Redford, de 81 años, y Fonda, de 79, recibieron premios a la trayectoria por parte del festival.

Ambos forman parte de todo un contingente de estrellas mayores que llegarán a Venecia hasta el 9 de septiembre. Judi Dench, Helen Mirren, Donald Sutherland y Michael Caine también tendrán participaciones en pantalla y en la alfombra roja.

Redford produjo Our Souls at Night, que está basada en una novela de Kent Haruf.

Indicó que lo hizo en parte porque la industria obsesionada con la juventud no hace suficientes películas para un público mayor.

Fonda señaló que la representación de la gente mayor está mejorando, como su serie de Netflix Grace and Frankie, en la que interpreta a una mujer que tras años de matrimonio queda nuevamente soltera. “Ya he tenido 3 amantes en esa serie”. “Estoy muy feliz de que le estemos dando un rostro cultural a las mujeres mayores”.

Además manifestó que el amor y el sexo mejoran con la edad.

“Primero que nada porque nos atrevemos a más cosas porque ya no tenemos qué perder. Mi piel cuelga y también la de él”.

Los íconos de la pantalla dijeron que les encantó trabajar juntos nuevamente y su cercanía se proyecta en el filme.

“Quería hacer otra película con ella antes de morir”, dijo Redford.

Fonda precisó que sus personajes solían estar enamorados de los de Redford, y “quería ver cómo era enamorarme otra vez de él”.

“Fue divertido besarlo cuando estaba en mis 20 y besarlo nuevamente en mis casi 80”.

Crítica racial de Clooney

El actor y director George Clooney presentó en el Festival Suburbicon, una película satírica protagonizada por Matt Damon y Julianne Moore, quienes interpretan a unos residentes de un poblado suburbano idílico -y totalmente blanco- que estalla de furia ante el arribo de una familia negra. “Muchos estamos furiosos: furiosos con nosotros mismos, furiosos con el rumbo que ha tomado el país (Estados Unidos), furiosos con el rumbo que ha tomado el mundo y este filme está oportunamente presentado”, mencionó Clooney a la prensa.

El guión de los hermanos Coen toma una narración sobre divisiones raciales inspiradas -de manera negativa- en la campaña presidencial de Donald Trump.

“Durante la campaña escuché muchos discursos sobre construcción de muros y culpar a las minorías de todos los males”, participó Clooney a la prensa.

El actor y su socio productor, Grant Heslov, se pusieron a pensar en otros momentos de la historia estadounidense caracterizados por el ascenso de las fuerzas divisionistas. Recordaron los sucesos de 1957 en Levittown, Pennsylvania, una población suburbana modelo cuyos habitantes blancos estallaron ante el arribo de una familia negra.

Unieron esa idea a un guión no producido de Joel y Ethan Coen sobre un barrio similar donde un crimen toma un rumbo horrible y a la vez absurdo.

Las escenas de furia blanca en la película recuerdan las manifestaciones del mes pasado en Charlottesville, Virginia.

“Desgraciadamente, estos asuntos nunca pasan de moda en nuestro país”, expresó Clooney antes del desfile por la alfombra roja y el estreno.

“Seguimos tratando de exorcizar esos problemas. Todavía tenemos mucho que hacer por nuestro pecado original de esclavitud y racismo. Los actores, como personas públicas, debemos unirnos para crear conciencia entre las personas haciéndoles saber que estas actitudes solo causan desgracia y violencia”. (I)