Entrevista / Alfonso Pinzón / Músico y gestor cultural colombiano

“Queremos que Festival del Diablo sea una meca de peregrinación metalera”

- 13 de octubre de 2017 - 00:00
Foto: cortesía

El evento colombiano se plantea como uno de los que mayor alcance ha logrado en 3 años. Su principal organizador le atribuye eso a la curaduría, que este año incluyó a Accept, Sodom y Exodus.

El baterista Alfonso Pinzón nació en España, creció en Alemania e invirtió algunos años de su adolescencia en la banda Agony, que hizo reconocible su thrash metal en los años noventa, desde Colombia. En esa época ya admiraba los grandes conciertos como el festival inglés de Donington o el holandés Dynamo.

Hace 3 años empezó a organizar en Bogotá el Festival del Diablo. La edición inicial se realizó en un recinto cerrado y convocó a 2.000 personas. En 2016, el escenario fue en La Calera, a las afueras de la capital colombiana, adonde  asistieron 5.000 rockeros. Para finales de noviembre próximo, Pinzón y uno de sus socios (Juan Pablo Chaparro) esperan de 8 a 10.000 aficionados.

El organizador contesta el teléfono en Nueva York, donde reside desde hace dos años luego de mudarse de Los Ángeles, donde fundó el grupo Día de los Muertos.

Colombia vive un crecimiento general de eventos musicales...

La economía del país ha crecido, eso ha ayudado en los últimos años, además del proceso de paz que influye mucho. Los festivales empezaron financiados por el Estado, en varios distritos, porque no había manera de hacerlos de otra forma. Pero hace unos 5 años surgieron iniciativas privadas, y la gente ha comprado su entrada.

El grupo de death metal Masacre viajó de Medellín a Bogotá para presentarse en la segunda edición del Festival del Diablo, en 2016, ante 5.000 espectadores. Foto: Kristian Forero / Festival del Diablo.

----------------------------------------------------------------------------------------------------

¿Se consolidarán en esta década?

Al comienzo fue difícil, muchos no estaban acostumbrados a pagar. Ha sido un proceso educativo, por decirlo de alguna manera. Poco a poco se ha abierto un mercado importante para los festivales y hay que ver hasta dónde llega todo esto.

Todavía hay problemas de poder adquisitivo, claro. Colombia no deja de ser un país en desarrollo, no es fácil para muchos pagar una entrada, pero un festival requiere eso, su producción significa tener muchas bandas volando y eso solo lo puede sostener una masa de público importante, miles de personas. Va a tomar más años que se consolide, pero hacia eso vamos.

¿Cómo fue tu experiencia con la organización de Rock al parque?

Inició cuando se fundó (en 1994), incluso estuve en los conciertos que le precedieron al festival. Toqué con Agony en esas épocas y durante 5 ediciones consecutivas fuimos cabeza de cartel del día del metal. Vi cómo este género fue el centro, la columna vertebral en la que se basó el crecimiento del evento y, después, otros estilos contribuyeron a su desarrollo. Fue entonces cuando empezamos a llevar bandas internacionales a Bogotá: Suicidal Tendencies, Morbid Angel, Overkill, Carcass, Samael...

¿De qué forma surgió la idea de hacer el Festival del Diablo?

Fue en 2007, año en el cual fui al Wacken Open Air [el mayor evento metalero en el mundo, que se hace anualmente en un pueblo del norte alemán]. Quiero hacer un festival de esa magnitud en Colombia, donde ya se puede acampar y tener una experiencia más allá de ir a un recinto de metal solamente. Esa es la oferta, se trata de hacer algo que le interese mucho a la gente.

¿Cómo lograron subir de 2.000 a 5.000 asistentes en un año?

Ha sido un crecimiento orgánico, la clave es hacer todo paso a paso. Si nos hubiéramos propuesto un aforo de 10 mil para la primera edición, nos hubiéramos descalabrado y no funcionaría. Ahora, 3 años después, ya podemos trazarnos esa meta, con una curaduría que avale la calidad.

Accept será su banda estelar...

Estamos muy emocionados por eso. He visto su show un par de veces, aparte trabajé con Wolf Hoffmann [el guitarrista] en diseñar sus instrumentos. Es una súper banda en vivo y me encanta que la gente tenga la oportunidad de experimentar eso, de verlos. Son un pilar del heavy metal, sin duda.

Traeremos por primera vez a Sudamérica a Witchery. Terrorizer han tocado en Medellín y Barranquilla, pero en Bogotá no; Sodom y Exodus son clásicos...

¿El nombre del evento fue una traba para encontrar auspicios?

En un país conservador y católico, muchos ven al diablo como un personaje real [ríe] y, como figura, lo asocian al satanismo y temas que se han usado como prejuicio hacia el rock. Al inicio el nombre nos trajo un problema serio para conseguir marcas que nos apoyaran, pero este año, por primera vez, vamos a tener 3 o 4 detrás, que están creyendo en el Festival del Diablo, quizá de forma tímida en un principio, pero eso cambiará.

Esto conlleva un proceso de enseñarles que el rock es la voz de una parte muy grande de la juventud que ha estado en un rincón durante muchos años. Todos los sectores deben entender que el público rockero es valioso y que ya no debe ser estigmatizado.

Anthrax está de gira por la región (tocará en Quito el 15 de noviembre). ¿Pensaron en ellos?

Hablamos con ellos, pero estuvieron hace poco en Rock al parque (en 2014), lo cual dificulta llevarlos de vuelta a Colombia porque los fans necesitan un poco más de tiempo para interesarse nuevamente.

El mercado no da para que una banda pueda venir cada 3 años. Pese a eso, lo consideramos: el costo era alto y, para ser francos, por lo que hubiéramos pagado por ellos trajimos a un par de bandas que son una novedad. Anthrax es un grupo que quisiéramos tener, claro, ojalá eso se dé en los próximos años. (O)

Datos

DATOS
En el III Festival del Diablo estarán los grupos: Accept, Sodom, Exodus, Samael, Witchery, Terrorizer, Merauder, Revenge, Criminal, Krueger, Under Threat, Sagros, Soulburner, Absolution Denied, I.R.A., Chite, Ataque de Pánico y Patricio Stiglich Project.

Apocalyptica brindará un concierto el 19 de noviembre, como antesala del festival, que se realizará el día 25 de ese mes, en Bogotá.

Un comité curatorial integrado por 4 personas elige el cartel de cada año. Desde esta edición, las bandas emergentes se incribieron en la plataforma Massive Act, que seleccionará a una hasta el 31 de octubre.

Día de los Muertos, la banda de Alfonso Pinzón, está en receso en L.A. desde 2015.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: