Los planetas fueron canciones en el concierto de Santiago Cruz en Quito

- 02 de octubre de 2017 - 12:38
Santiago Cruz (izq), junto a Daniel Beta en el concierto, cuando cantaron juntos en un momento.
Sebastián Oquendo/Cortesía

El cantante colombiano cautivó a público con sus éxitos musicales como parte de su gira internacional en el Teatro de la C.C.E.

La travesura de una fan anónima, que buscaba burlar la seguridad en el concierto del cantautor colombiano Santiago Cruz, motivó a que él la invite a estar a su lado en el escenario por unos minutos. Al principio, los guardias la divisaron e impidieron su trayecto, pero el cantante pidió que le permitan acercarse. Logró su objetivo y se sentó a su lado, mientras él le cantaba en el oído y también al numeroso público uno de sus temas más populares “Y si te quedas qué”, provocando la emoción de los asistentes.

Cuando la adrenalina bajó, le preguntó su nombre, pero la mujer, -quizás por reserva o por nerviosismo- nunca lo reveló. De ese modo, la fan atrevida “no se quedó”, pero ese momento especial, definitivamente lo llevará por siempre. Eso fue lo que se vivió la noche del pasado sábado en el show del intérprete colombiano en el Teatro de la Casa de la Cultura de Quito.

En el Tour Interplanetario, nombre de la gira internacional, Cruz demostró que sus canciones son como "astros" de  una galaxia habitadas por seguidores ecuatorianos que continúan multiplicándose, al igual que venezolanos, y sus compatriotas que se identificaron con banderas entre los asistentes. Fue un show de dos horas en que el cantautor ofreció un repaso de su trayectoria, y dio más de una sorpresa.  

A las 20:15, Santiago Cruz apareció en la escena vestido de traje oscuro y sombrero. Y con su guitarra interpretó “Regreso”, dedicado a su ciudad natal, Ibagué. La canción posee una lírica relativa a la nostalgia geográfica pues decía: “Hay lugares de los que nunca te vas/Yo te llevo a donde voy y hoy…”, desatando la ovación del público. Continuó con “Que siga el Carnaval”, y “Vida de mis vidas”, temas de su sexto disco Trenes, Aviones y Viajes Interplanetarios (2016), que se encuentra nominado a los Latin Grammy como Mejor Album Cantautor.

Cruz saludó al público,  agradeció su presencia, y hasta hizo de profeta cuando vaticinó: “Si se animan a cantar juntos con nosotros esta noche, definitivamente será memorable”. Y sí lo fue, el artista, no se equivocó. 

En el tema “Baja la guardia”, Cruz prácticamente dejó de cantar, sus músicos hicieron una breva pausa de sus instrumentos, todo para dar paso al público que coreaba en voz alta: “Todo lo que soy, todo lo que he vivido/ ha sido el camino para estar contigo/y si por este error te me vas de la vida/firmas la sentencia de un alma perdida”.  El cantautor, que aún no salía de su asombro por esa respuesta, se animó a despojarse de su sombrero que lo lanzó al fondo del escenario, como una señal de agradecimiento, y concluyó sonriente: “¡Así se canta Quito!!”.

Entre el romanticismo, y la complicidad con los asistentes que ya era evidente, Cruz se dio un tiempo para recordar a las personas que han sufrido por los huracanes en Miami, Puerto Rico, Cuba, y también a las víctimas del terremoto en México. A ellos les dedicó “Estar vivos”, solo con su guitarra.

Antes de interpretar “Pies de duende frágil”, explicó su inspiración, que surge por la suerte de tener a lado a una persona especial, y tal vez porque alguien más “la dejó ir”. “Cuando vemos que esa persona que es un tesoro, nos preguntamos, ¿cómo es que carajos la dejaron ir?”, y la audiencia respondió con aplausos.

Dueto con Daniel Beta 
Las sorpresas aparecieron cuando invitó al popular cantante guayaquileño Daniel Beta al escenario para interpretar juntos “Café con abrazo”, una melodía festiva dedicada a la amistad. La fusión de voces y personalidades resultó en un dueto único lleno de talento y camaradería. “Si hemos perdido/ si hemos ganado/ saldemos la cuenta, café con abrazo”, cantaron de manera animada, mientras la gente insistentemente coreaba: “Pari para….vamos despacio…pari para….”, motivados por ambos artistas.

Santiago no dejó ir a Daniel del escenario, y hasta le prestó su guitarra para que cante “No me pidas tiempo”, y él también fue ovacionado. Precisamente se despidieron con “un abrazo”, y Daniel agradeció la invitación del artista colombiano.

El público volvió a ser corista de Cruz, con “Desde lejos”, y otra vez la mayoría lo acompañó cantando: “Que haya luz en tu vida yo quiero/ Que te hagan feliz yo pretendo/Sentarme y mirar desde lejos que si me nombran/no mires al cielo”.  

El sentido del humor también se evidenció cuando el cantante se “solidarizó” con los acompañantes varones de las féminas al concierto, distribuidos entre “esposos y novios”.  Pero añadió de manera picaresca: “Pero señoritas, por favor, si el caballero que la acompaña no es su pareja, créame......él busca algo más”, desatando la risa del público. Entonces les dedicó “Un día de mierda”, una canción rítmica que propone de manera singular y divertida ser honestos con todo lo que sucede, y no aparentar nada falso si las cosas no están bien.

El “viaje interplanetario” ya finalizaba con “Contar hasta 3 (o hasta 10)”, uno de sus recientes sencillos que es dedicado a la mujer latinoamericana. Un animado Cruz regresó para interpretar “En tus zapatos”, y concluir con “No nos digamos mentiras”, recibiendo una gigantesca ovación.

El cantante agradeció a Quito con un “hasta pronto”, en un sentido literal, pues regresará el próximo enero para su show en Guayaquil. De ese modo, sus seguidores tendrán otra vez la oportunidad de escucharlo en su “Regreso” al país, cuando los planetas se vuelvan a alinear, y cante: “..Hay lugares de los que nunca te vas/Yo te llevo a donde voy y hoy…”. (E)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: