Martes, 07 Febrero 2017 00:00 Tele Mix

La ceremonia del Óscar tendrá cinco nuevos rostros en lo actoral

El actor Casey Affleck (i) junto con el joven Lucas Hedges (d), quien salió del anonimato tras su rol en Manchester by the sea.
El actor Casey Affleck (i) junto con el joven Lucas Hedges (d), quien salió del anonimato tras su rol en Manchester by the sea. Foto: infogramas.com
Redacción Telemix

Antes de que protagonizara Room, la película del director Lenny Abrahamson, Brie Larson era prácticamente una desconocida en Hollywood. La crítica la adoró y se convirtió en la favorita de los medios y sitios especializados en espectáculos.

Y tal como se pronosticó, la histrionisa de 27 años se convirtió en la mejor de todos los premios de temporada 2016, entre ellos el Globo de Oro y el Óscar, que la puso en las grandes ligas de la industria del cine.

Desde entonces, las ofertas no han parado para Larson, quien tiene ocho proyectos cinematográficos confirmados, entre ellos franquicias exitosas, como Captain Marvel y Avengers: Infinity War.

Y es que el Óscar se ha caracterizado por darle foco a nuevas promesas en la industria, tal como ocurrió con Anna Paquin, Jennifer Lawrence, Janet Gaynor, Matt Damon, Ben Affleck, Jean Dujardin, y otros. Este año no es la excepción y la Academia ha puesto sus ojos en cinco jóvenes actores, uno de ellos con mediana fama, pero a los que les basta tan solo una nominación para certificar su calidad histriónica.

Lucas Hedges, el actor de 20 años, consiguió su primera postulación al Óscar al mejor actor de reparto por su trabajo en Manchester junto al mar, película que también compite como la mejor del año. Luego de algunas intervenciones menores en cintas como Dan en la vida real (dirigida por su padre, Peter Hedges), Un reino bajo la Luna y Aires de esperanza, a Hedges le llegó el rol soñado de Patrick Chandler, uno de los personajes más ricos concebidos por el dramaturgo, cineasta y guionista Kenneth Lonergan.

La crítica amó su trabajo, al aseverar que se ubica a la altura de la exigencia del director, que combina en un mismo papel dos caras: la desazón ante la muerte de su padre y la espontaneidad propia de su vida adolescente.

Cuando se enteró de que había sido nominado, Hedges no ocultó su inmenso orgullo: “Patrick probablemente sea el mejor papel escrito para un joven de mi edad de los últimos veinte años. Fue una oportunidad única”.

Otro de los nuevos rostros del cine de este año es Ruth Negga, quien compite a la mejor actriz por Loving. Sin lugar a dudas, esta  etíope-irlandesa fue una de las sorpresas más grandes del anuncio. Si bien la protagonista de Loving había obtenido una nominación al Globo de Oro, al Critics’ Choice y al Bafta, la omisión en los SAG y la tibia recepción que tuvo el filme de Jeff Nichols debilitaban sus posibilidades. Sin embargo, contra todos los pronósticos, Negga se impuso en una categoría emparejada de la que quedó afuera Amy Adams.

En Loving, Negga interpreta a Mildred, una mujer que fue arrestada por haberse casado con un hombre blanco en la Virginia de 1958 y su interpretación sutil e introspectiva remite al público a la de Saoirse Ronan en Brooklyn.

Antes de ser reconocida por este personaje, Negga apareció en series como Misfits y Marvel’s Agents of S.H.I.E.L.D.

Moonlight es otra de las películas con más nominaciones al Óscar, entre ellos el de mejor actor de reparto que recayó en Mahershala Ali. El actor interpreta a Juan, un traficante que se convierte en el protector de Chiron (Alex Hibbert), y quien con tan solo dos o tres consejos indelebles termina marcando a ese chico para toda la vida.

Por su papel, Ali obtuvo más de treinta premios hasta la fecha, como los Critics Choice y ganó dos SAG al estar nominado en dos películas diferentes: Hidden Figures y Moonlight.

El actor contó que trabajó sin descanso durante siete meses de lunes a viernes, viajando por todo Estados Unidos para filmar seis películas diferentes. Antes tuvo pequeños roles en series como House of Cards y Luke Cage.

De Moonlight también salió otro nuevo rostro. La británica Naomie Harris, que interpreta a Paula, la madre adicta y violenta de Chiron, quien le niega la posibilidad de recibir afecto. La actriz logra transmitir el deterioro de esa mujer que no está capacitada para contener y proteger a su hijo.

Ella tuvo una aparición especial en las primeras escenas de Skyfall junto con Daniel Craig.

La actriz se dio a conocer medianamente por su interpretación de Winnie Mandela en el biopic Mandela: Long Walk to Freedom dirigida por Justin Chadwick y protagonizada por Idris Elba.

En cuanto a sus posibilidades de ganar la estatuilla, el domingo 26 de febrero, es impredecible ya que compite con Viola Davis, quien se ha metido a la crítica en el bolsillo por su actuación en Fences.

Un nuevo rostro en los Óscar, mas no en la industria del entretenimiento, es el de Andrew Garfield, quien está nominado en la categoría al mejor actor por su papel en Hasta el último hombre.

Muchos han visto esta postulación como una revancha a lo ocurrido en 2010 cuando la crítica lo puso como favorito por su actuación en La red social, pero no fue tomado en cuenta en ningún premio de temporada. En 2012 y 2014 se puso el traje del Hombre Araña, actuación que tuvo críticas divididas, pero mediatizó su imagen.  

Este año Garfield logró meterse en el Óscar en una categoría muy reñida, destronando a favoritos como Tom Hanks por Sully y Jake Gyllenhaal, por Animales nocturnos. En 2016, el actor destacó como Desmond Doss en la película de Mel Gibson y en Silence, de Martin Scorsese, una de las grandes olvidadas en esta temporada.

“Es una forma que tiene la industria de reasegurarme que voy por el camino correcto”, escribió el actor en Twitter. (I)

ENLACE CORTO

Twitter

Twitter

Banner

 

Últimas noticias

Últimas noticias