HBO España emitió por error el episodio sexto de Juego de Tronos

| 17 de Agosto de 2017 - 00:00
En las últimas semanas, la cadena HBO ha sufrido cuatro filtraciones sobre Game of Thrones y otras de sus series.
FOTO: Foto: hbofilm.com

El capítulo estaba programado para el lunes a nivel mundial y el fallo puede suponer la cancelación de centenares de promociones televisivas.

Un posible error técnico ha colocado a la poderosa cadena HBO España en el centro de todas las burlas al emitir el martes, en hora de máxima audiencia nocturna, el episodio sexto de la nueva temporada de Juego de Tronos anunciado para el próximo lunes a escala planetaria.

Se trata de uno de los mayores descalabros del último tramo de la afamada serie de los Siete Reinos, cuyos capítulos van siempre acompañados de la máxima cautela y secretismo por parte de sus productores. Aunque la plataforma de pago estadounidense no ha dado explicaciones sobre un error que dejó atónitos a miles de apasionados seguidores, se espera que en los próximos días termine anunciando una purga en su personal técnico en España.

El error puede acarrear a la compañía la cancelación de centenares de promociones televisivas y cuñas radiofónicas del capítulo que ya tenía contratadas.

Sin embargo, lo que parece haber irritado a la dirección de HBO, más que la emisión en sí, ha sido la nula capacidad de reacción de los encargados en esos infaustos momentos de la emisión, ya que al no subsanar el fallo, el capítulo sexto fue replicado por usuarios de las redes sociales durante varias horas.

En plena batalla por atraer la atención de una cada vez más exigente audiencia, Juego de Tronos se ha convertido en un fenómeno de masas digno de estudio sociológico. Sirva como dato que el primer capítulo de la séptima temporada, emitido el pasado 16 de julio, reportó al canal HBO un nuevo récord de audiencia con 10,1 millones de espectadores solo en EE.UU.

La nueva tanda de aventuras, intrigas y traiciones en el reino de Poniente colecciona ya 38 premios Emmy, más que ninguna otra en la historia, y el primer capítulo de la séptima temporada ostenta el dudoso honor de ser el más pirateado de todos los tiempos, incluido cualquier éxito musical, con más de un millón de descargas ilegales en las 10 horas posteriores a su emisión.

Por este motivo, y por el carácter expansionista de la televisión de pago que la produce, la narrativa y la promoción de Juego de Tronos desde que comenzó a emitirse el 17 de abril de 2011 ha desencadenado una auténtica psicosis a la hora de desentrañar el destino que aguarda a algunos de sus estelares protagonistas convertidos en ídolos de masas como Jon Snow, Tyrion Lannister o Daenerys Targaryen.

Pero la mina de oro en la que se ha convertido HBO lleva unas semanas horrorosas. Hace 15 días tuvo que enfrentarse a la mayor ofensiva de hackers que se recuerda contra una empresa de ocio y animación cuando un ciberataque logró colocar 1,5 terabytes de material audiovisual en el escenario desnudo de internet, la sala de despiece del contenido de Juego de Tronos. Pedían $ 6 millones en la moneda virtual bitcoins a la plataforma para evitar más filtraciones en el futuro.

La compañía intentó recompensar a los ladrones con $ 250.000 “como muestra de buena fe”, según dijeron, por haber descubierto una brecha en su seguridad informática. No hubo acuerdo y días después aparecieron guiones de sus series más destacadas, como Ballers, Insecure y Room 104 circulando libremente por la red global.

“Investigamos el incidente. Estamos trabajando con las fuerzas del orden y compañías de ciberseguridad. La protección de datos es una gran prioridad en HBO y nos tomamos con seriedad nuestra responsabilidad de proteger la información que poseemos”, añadió la compañía en un comunicado.

La falla aparecida el martes parece confirmar que la fatídica Ley de Murphy se ha instalado en los estudios centrales de una de las tres plataformas audiovisuales más poderosas del mundo. Fuentes de la empresa confirmaron que las horas en las que el episodio sexto circuló por internet han sido suficientes para que unos cuantos millones de personas sepan cómo termina uno de los episodios más esperados de la saga del Trono de Hierro. Bajo el título ‘La muerte es el enemigo’, Jon Snow debía decidir en 50 minutos si cruzaba o no el muro de hielo para capturar a uno de los caminantes blancos.

La audiencia potencial descontaba los minutos para conocer un desenlace que el próximo lunes carecerá de emoción. La culpa es de la infinidad de clientes de la compañía de pago que emitieron la totalidad del episodio online o dividido en trozos cortos de unos minutos, GIF (imágenes) de momentos clave del episodio e imágenes estáticas de escenas importantes. Pero el misterio ya ha sido develado. (I)