Antes de aparecer en el programa Caso Cerrado, trabajaba en un lugar de venta de tacos y era ilegal en Estados Unidos

Esteban acabó con el sueño de Jay de ser actor

- 18 de Agosto de 2017 - 11:57

El youtuber Jay Colindres, popular en Latinoamérica por su participación en Caso Cerrado, asegura que su personaje en aquel episodio lo encasilló. Disfruta de la atención mediática de la que goza.

¡Estúpida, mi pelo, idiota!, esa fue la frase que popularizó a Esteban, el personaje que hizo el guatemalteco Jay Colindres cuando participó en uno de los episodios del programa Caso Cerrado, que conduce Ana María Polo, en Miami.

Un años después de ser retransmitido en Latinoamérica, este personaje se viralizó a través de los memes en las redes sociales y aquella frase le permitió a Jay tener la atención que hoy goza con miras a convertirse en un reconocido actor.

Por ahora es un youtuber recurrente por los latinos, especialmente por sus comentarios cargados de humor, ironía e irreverencia.

En Instagram cuenta con 145 mil seguidores, cantidad que supera en Facebook y en YouTube.

Sobre el episodio que lo hizo popular dentro del programa de la cadena Telemundo, Jay explicó que “no fue actuado". 

Dijo que su compañera sí le mojó el cabello y hasta dañó el micrófono, que tuvieron que cambiarlo. Antes de llegar a ese programa televisivo, el joven trabajaba en un puesto de burrito.

Al terminar sus estudios secundarios, Jay y su hermano no pudieron aplicar para una universidad estadounidense por su estatus de ilegal en ese país, en donde vive desde los siete años.

“Vivía en Boston y me mudé a Los Ángeles para ser actor. Me entrevisté con una señora que fue muy amable y al ver que no tenía experiencia, me dijo que podría direccionar mi carrera en la televisión latina. Nunca me dijeron que era para Caso Cerrado. Fue en el aeropuerto que me dijeron de qué se trataba y me mostraron más o menos lo que tenía que hacer. No había un guion ni nada de eso. Solo tenías que hacer tu papel, según la historia. Como te salga y fue así como nació Esteban y sus ademanes. Realmente, era como ser yo mismo”, dijo.

Pese a la popularidad, cree que su carrera en televisión terminó porque está encasillado en ese personaje. Por eso, se dedica a promover sus cosas íntimas a través de las redes sociales. “Creo que si algo es para ti, será. A lo mejor todavía no es el momento”, dijo.

Ecuador es el primer país que visita y asegura estar feliz por las atenciones recibidas por parte de las personas y la prensa. No quiso hablar sobre lo ocurrido en el hotel Marcelius y pasar página. “He comido el bolón y me encanta. La panza se me subió que he tenido que ponerme una faja”, sostuvo Jay, quien animará una fiesta privada la noche de hoy.

Racismo y homofobia

Aunque Jay actualmente tiene la residencia en Estados Unidos y en dos años sacará la ciudadanía, asegura que en ese país el racismo es un tema muy delicado que aún se percibe en las calles, especialmente en Arizona, donde fue maltratado por algunas personas.

“Estaba con una amiga tomando un café y unos señores nos pidieron que nos fuéramos de ahí, que ese no era nuestro país. Por fortuna en Massachusetts”, dijo en diálogo con El TELÉGRAFO.

Aseguró además que el tema de la homofobia en ciertos estados es igual de severo que el racismo. “Creo que siempre ha habido pero con el presidente anterior como que estaba reprimido. Ahora como que lo expresan libremente porque se sienten protegidos por el presidente (Donald Trump)”.

Regreso a su país

El lunes estará de vuelta en Guatemala y se verá con sus hermanos y sobrinos que no conoce. “Será una cosa muy emotiva. Yo soy muy emotiva y tengo miedo. No sé si la gente me conozca o no, pero para mí lo más importante es pasar con la familia”, afirmó. (E)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: