Sábado, 19 Agosto 2017 00:00 Tele Mix

El sexismo cotidiano volvió a incomodar a reconocidas actrices

El sexismo cotidiano volvió a incomodar a reconocidas actrices
Redacción Telemix

Las recientes declaraciones de Jennifer Aniston, Ashley Judd y Goldie Hawn han vuelto a poner en la palestra el tema del sexismo. Una práctica a la que estas reconocidas actrices tampoco se han escapado en diferentes escenarios, como en la prensa a través de críticas, acoso durante un rodaje, morbo en la calle y hasta disparidad salarial en la industria del cine.

El sexismo es una valoración peyorativa y discriminatoria de las personas hacia otras en razón de su sexo. Es una práctica que atenta especialmente contra las mujeres ya sea por creencias culturales que las subestiman y consideran inferiores a los hombres.

El sexismo en Hollywood

El caso de la protagonista de Friends se basa en el continuo ataque recibido, por años, de la pluma de varios periodistas que le han reprochado desde su ruptura con Brad Pitt hasta por no tener hijos en su matrimonio con el actor Justin Theroux.

 “He trabajado demasiado duro en esta vida y en esta carrera como para ser reducida a una persona triste, sin hijos”, escribió  en una carta a los medios que la habrían juzgado negativamente.

En la última entrevista que dio para la revista Vogue, la actriz de 48 años, se queja de la fijación que existe sobre el cuerpo de una mujer. “Si vas a salir, se te ven los pezones o tienes el vientre un poco hinchado, o no estás en el peso en el que querrías estar ¡A quién le importa!”, exclama, desestimando  que esta información sea leída por mujeres jóvenes que se informan a través de “tabloides y columnas de chismes que toman al cuerpo humano y lo categorizan”.

Una situación diferente pero aterradora vivió hace años Ashley Judd durante el rodaje de la película Besos que matan (1997), cuando se reunió con un productor para negociar su participación en una nueva cinta. Una cita que resultó en un acoso sexual hasta el punto de que el magnate le pidió a Judd que lo observara mientras él se duchaba.

 Comenta que en dicha época mucha gente pudo juzgarla tan solo por no haber salido del lugar, a lo que ella misma concluye “en aquella habitación había mucha diferencia de fuerza y poder”.

Pero la fama no va de la mano con lo cotidiano en la vida de una estrella del cine. Judd volvió a vivir un  episodio insólito, esta vez en un aeropuerto, cuando un empleado de control de seguridad la trató de “cariño”, alabó su vestido y la tocó.

“Cuando estaba poniendo mis cosas sobre el control me dijo ‘hey, bonito vestido’. No le oí decir nada del atuendo de ninguna otra de las personas que estaban allí”, relata la intérprete de Divergente e indica que la situación empeoró luego de que el abusador le preguntara si tenía zapatos de tacones altos. “Él me tocó. Y no le vi tocar a nadie más. Me di la vuelta y le dije: ‘Esto era innecesario”.

Goldie Hawn supo romper paradigmas en la industria cinematográfica. Con 71 años tiene vasta experiencia en una carrera que le significó más de una crítica por dejar a un lado su cara bonita y emprender sus proyectos como productora.

De regreso al cine luego de 15 años de ausencia, la actriz de El club de las divorciadas manifiesta en una entrevista para diario El País que “las cosas han cambiado poco en cuanto a las oportunidades que nos ofrecen a las mujeres”. Una percepción que analizó comparando sus esfuerzos con los de Amy Schumer, su compañera de reparto en la recién estrenada cinta Descontroladas. “Amy está bien situada. Pero lo está porque ella se ha sabido labrar su hueco, porque las cosas han cambiado poco en cuanto a las oportunidades que nos ofrecen a las mujeres”, aseguró esta legendaria artista, quien ha estado en la lista de actrices discriminadas por la edad.

Cantautoras contra el sexismo

Figuras destacadas de la música también se han expresado al respecto. El conmovedor discurso de Madonna, en diciembre de 2016, cuando fue elegida mujer del año en los premios Billboard, es uno de los pronunciamientos más recordados por el contenido de sus palabras después de agradecer el reconocimiento a su carrera a los 34 años “frente al sexismo flagrante, misoginia y constante abuso”.

La cantante ironizó y señaló situaciones en que las féminas son juzgadas. “Si eres mujer tienes que jugar. Tienes que ser guapa y sexy, pero no muy lista. No debes tener opinión fuera de lo establecido. Puedes ser cosificada por los hombres y vestir como una puta, pero no seas una puta. Y jamás, repito, jamás, compartas tus fantasías sexuales con nadie. Sé lo que el hombre quiere que seas. Y finalmente, no envejezcas, porque la edad es un pecado. Serás criticada, vilipendiada y no sonarás en la radio”.

En dicho evento también reveló la violación de la que fue víctima a inicios de su carrera, algo que impactó, por lo que no dejó de lado los consejos hacia las miles de jóvenes que la escucharon atentas esa noche. “Tenemos que apreciar nuestro propio valor y el valor de las demás. Busquen mujeres fuertes para tener de amigas, de aliadas, de maestras, de colaboradoras, de inspiradoras, de apoyo, de iluminadoras”. (I)

En Ecuador hubo casos en castings

La actriz ecuatoriana Luciana Grassi cuenta que en su experiencia el sexismo se ha hecho presente durante el rodaje de las producciones televisivas, a través del discurso que apunta a la estética.  “En general, en los canales me han ofrecido o he sentido de alguna manera una presión y me han dicho que me ponga prótesis. Yo he dicho que eso no es necesario para llevar a cabo mi trabajo, porque creo en desarrollar mi talento y no en operarme”.

En cambio, para la actriz Noralma Reeves, el acoso que ha padecido ha sido en las redes con propuestas indecentes. “Por medio de una cuenta falsa la gente se camufla y me aborda diciéndome ‘yo te vi actuar, soy tu seguidor’ y ahí empieza. Por eso me he visto en la obligación de no responder mensajes de personas que me escriben o no conozco, porque cuando lo hacía me topaba con esta mala experiencia donde sacan esta verdadera intención de una propuesta indecente”.

El sociólogo Roberto Párraga señala que la raíz de estos casos en el país es por un tema cultural de machismo y la concepción que tienen específicamente de la mujer, en ciertos casos, en el campo artístico. El experto explica que es común escuchar comentarios donde se duda de la capacidad femenina en este campo porque “consiguió el éxito pidiéndole favores a hombres”.

Párraga sugiere que estos argumentos deben ser atendidos en el hogar, lugar en el que hay que romper esquemas y estereotipos promoviendo la autoestima en los hijos.

Para el sociólogo Wladimir Sierra, la matriz heteropatriarcal que está arraigada en nuestra cultura domina los comportamientos en el país y es justamente eso lo que determina que las mujeres en esa división de roles sean vistas como objetos sexuales. (I)

ENLACE CORTO

Twitter

Twitter

Banner

 

Últimas noticias

Últimas noticias