Annabelle 2: la creación, explica el origen del mal dentro de la muñeca

| 18 de Agosto de 2017 - 00:00
Escena de la película en la que debuta David F. Sandberg en las sagas de terror para la casa New Line Cinema, que tiene los derechos de las películas.
FOTO: Foto: prnews.com

La historia de esta película, basada en un caso real, gira en torno a un fabricante de juguetes y su esposa, quienes perdieron a su hija atropellada por un auto.

Cuando se conoció que el director David F. Sandberg tomaría el reto de dirigir la segunda parte de la película Annabelle, varios fanáticos se pronunciaron complacidos en las redes sociales. El fichaje de este director venía de abrazar el éxito de Cuando las luces se apagan, que nació como cortometraje y luego convirtió en una cinta que tuvo un buen recibimiento en la crítica especializada. Esta reacción tal vez por el sinsabor que dejó la primera entrega de Annabelle (2014), que fue criticada por su contenido.

Esa conexión con el público no resultó tan fuerte como cuando este juguete debutó en la cinta El conjuro: aventura de espiritismo, fantasmas y tensión con un aire nostálgico que la convirtieron en un éxito mundial.

Sandberg, quien ya había ganado una reputación al lograr ambientes sombríos y ritmos escalofriantes con sus primeras incursiones cinematográficas, consiguió otra vez poner su marca en la nueva película Annabelle 2: La creación, que se estrena hoy en las salas de cine del país y que apuesta a contar algo que no se tenía muy claro: ¿por qué este juguete se convirtió en algo malvado?

La respuesta se configura a partir del drama de una familia que, al perder a su hija en un accidente, convierte su casa en el hogar de un grupo de niñas huérfanas.

Un juguetero consumido por el dolor (caracterizado por Anthony LaPlagia) y una madre que se esconde en una habitación (Miranda Otto) tienen que lidiar con la extraña presencia de una muñeca que se convertirá en la pesadilla de las nuevas residentes del hogar.

Aunque la trama parece no ofrecer mayores sorpresas, el director logra llevar al espectador a través de una avalancha de sobresaltos que provocan los avances hasta ahora vistos. También ayuda la impactante actuación de las niñas protagonistas, Talitha Bateman y Lulu Wilson, quienes le dan una extraña mezcla de ternura y dolor a la historia.

“Estoy fascinada con el recorrido que ha hecho Sandberg y siento que con esta película su carrera acaba de despegar. Es tranquilo y un gran fanático del cine”, dijo la actriz Miranda Otto (recordada por El señor de los anillos) en una entrevista con la prensa internacional.

“Annabelle es realmente siniestra y, aunque había visto la primera película, cuando ves a la muñeca sentada en una silla, mirándote hacer una escena, bueno, es espeluznante (...). Tuve que voltear para otro lado y concentrarme cuando estábamos rodando”, agregó Otto.

Pero mientras ella trataba de escapar al poder de ese personaje poseído, los fanáticos respondieron a la película de forma masiva: la nueva cinta fue la más taquillera de la cartelera durante su fin de semana de estreno en Estados Unidos, alcanzando $ 35’000.000.

Hasta el momento la cinta ha recaudado en el mundo la suma de $ 80’255.653, cifra que aumentará con el estreno en Latinoamérica.

Tras la presentación en las salas norteamericanas, la crítica elogió el giro que le dio el director repotenciando la historia. “Más cercano al terror psicológico de películas de antaño, y por sobre El conjuro 2 y la Annabelle original, la cinta logra  resetear la franquicia”, afirmó la revista Hollywood Reporter, mientras que el periódico Los Ángeles Times reseñó: “Nada es novedoso y en manos menos capaces habría sido tedioso. Pero el director David F. Sandberg sabe cómo aprovechar al máximo el suspenso”.

Un éxito que asusta

Con la buena respuesta en taquilla de Annabelle 2: la creación, no solo se reafirma aquello de que el terror gusta, sino que se fortalece una nueva saga del género que comenzó en 2013 con la película El conjuro, que recaudó alrededor del mundo $ 180’000.000, mientras que la segunda parte alcanzó la considerable cifra de $217’000.000.

La primera producción de Annabelle logró una taquilla en Estados Unidos de $ 84’000.000, pero en otros mercados sumó un poco más de $ 172’000.000.

La semana pasada se conoció que la saga seguirá expandiéndose. En 2018 se estrenará La monja, un spin-off centrado en el demonio antagonista de El conjuro 2, mientras que James Wan se pondrá a trabajar en El conjuro 3 cuando termine sus labores de director en Aquaman.

El director del momento

El joven realizador David F. Sandberg cuenta sus títulos por taquillazos y por ese motivo se ha convertido en uno de los niños mimados de New Line Cinema y Warner Bros. como ya ocurre con James Wan. Su próximo trabajo será la adaptación de Shazam dentro del universo cinematográfico DC, pero no quiere dejar de lado el cine de terror en el futuro.

El director habló con sus fans en Reddit y le preguntaron si hay alguna franquicia en la que le gustaría trabajar realizando un reboot o secuela. Sandberg respondió: “No lo sé. He pensado qué franquicias divertidas tiene New Line como Pesadilla en Elm Street y Critters. Podría ser divertido coger algo así en una dirección diferente”. (I)

----------------

Datos

En octubre de 2015, New Line Cinema dio a conocer que se encontraba en proceso una secuela de la película Annabelle, en la que Gary Dauberman repetiría como guionista.

En marzo de 2016 se conoció que esta cinta producida por James Wan tendría como director a David Sandberg yque su fecha de estreno en Estados Unidos era mayo de 2017.

Un atraso en la filmación obligó al equipo a postergar la fecha del estreno para agosto de este año en Estados Unidos. En Latinoamérica debuta desde hoy.

El rodaje de la película empezó el 30 de junio de 2016, el mismo día que se dio a conocer el nombre de sus protagonistas: Anthony LaPlaglia, Miranda Otto y Stephanie Sigman. (I)