Sábado, 12 Noviembre 2016 00:00 Palabra Mayor

Reconocer el envejecimiento: el primer paso

Todos, absolutamente todos, envejecemos día a día. Por lo mismo, este tema incumbe a niños, jóvenes, adultos y personas mayores. A mayor esperanza de vida, más servicios especializados y cuidados.
Todos, absolutamente todos, envejecemos día a día. Por lo mismo, este tema incumbe a niños, jóvenes, adultos y personas mayores. A mayor esperanza de vida, más servicios especializados y cuidados. Fotos: Fernando Machado / El Telégrafo

En 2050, por cada 100 personas menores de 15 años o menos existirán 112 de 65 años o más. ¿Qué se espera para asumir los compromisos y desafíos que implica esta nueva realidad?

Kléver Paredes B.

En la actualidad hay más de 150 millones de personas con más de 60 años en los diferentes países del continente americano. De este número, el 60% son mujeres.

En 2020, en apenas cuatro años, la región tendrá 200 millones de personas adultas mayores. Más de la mitad de ellas vivirán en América Latina y el Caribe, donde ahora cerca del 50% de este grupo etario no tiene dinero para cubrir sus necesidades diarias.

Según las proyecciones de las Naciones Unidas para mediados del siglo XXI, en América Latina y el Caribe existirán 112 personas de 60 años o más por cada 100 personas de 15 años o menos. Esto es resultado de la disminución de los niveles de mortalidad, el aumento de la esperanza de vida y la caída de la fecundidad. El envejecimiento poblacional se ha generalizado.

En Ecuador también los adultos mayores van en aumento. Este proceso heterogéneo fue más evidente en el último decenio. En el censo realizado en 2000 eran 876.109 las personas mayores de 65 años, mientras que en 2010 sumaron 1’229.089. Según este último censo, el 61% de la población era adulta y el 31% pertenecía a edades que fluctuaban entre 0 y 18 años.

Las cifras demuestran que en los próximos años los adultos mayores representarán el 25% de la población nacional y, por ello, deberían ser prioridad para los estadistas y planificadores en la creación de modelos de desarrollo pensados para este grupo de población, según resalta el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

El envejecimiento poblacional  también debe ser motivo de preocupación y propuesta para los políticos de turno, considera la Cepal.

En Ecuador se estima que en 2020 el 7,48% de la población total será mayor de 65 años y al ser el envejecimiento un proceso complejo, demanda acciones concretas, como servicios especializados, cuidados, reducción de las desigualdades, pensiones no contributivas, entre otras.

Con el propósito de evaluar el estado de salud de las personas adultas de 60 o más años se realizó en Ecuador la Encuesta sobre Salud, Bienestar y Envejecimiento (SABE) en 2009 que determinó las características demográficas y el estado de salud y anímico de las personas de 60 años y más de la población.

A través de SABE se entrevistó aproximadamente a 6.100 personas adultas mayores distribuidas en las áreas urbanas y rurales del país, a excepción de Galápagos y la Amazonía. ¿La finalidad de la encuesta? Implementar estrategias y políticas públicas que mejoren las condiciones sociales y de salud de este grupo etario. ¿Hasta qué punto la información de la SABE ha sido utilizada con este propósito?

Cifras clave

La Encuesta sobre Salud, Bienestar y Envejecimiento (SABE) descubrió datos muy importantes sobre la realidad de los adultos mayores en Ecuador. Por ejemplo, la distribución por etnia determinó que el 68% son mestizos, 14,7% blancos, 10,5% indígenas, 3,6% mulatos y 3,2% afroecuatorianos.  

El 59% de las mujeres con edades comprendidas entre 60 y 64 años registra depresión normal, el 37% moderada y 3,3% severa. En el caso de los hombres en el mismo rango de edad, el 73,3% tiene depresión normal, el 25,6% moderada y apenas el 1,15% severa.

A partir de los 75 años, los dos sexos presentan más de 5% de depresión severa.

En el caso de las enfermedades crónicas, las mujeres de 60 años en adelante registraban 53,5% de hipertensión arterial y los hombres 37,4%.

La diabetes en los mismos rangos de edad determina mayor incidencia en las mujeres (15,2%) en relación a los hombres (11%). (I)

ENLACE CORTO

Promo galeria

Twitter

Epaper

Lea la edición impresa

Portada impresa