Un segundo de distracción al volante causa accidentes y muerte

| 12 de Septiembre de 2017 - 00:00
Cuando un chofer habla por celular, pese a mirar hacia el frente, no tiene la misma capacidad de reaccionar.
FOTO: Foto: William Orellana / El Telégrafo

En Ecuador, según la ANT, el 15,56% de siniestros ocurridos en el primer semestre de 2017 se dieron por conducir desatentos y usando el teléfono celular.

1.238 personas perdieron la vida en siniestros viales ocurridos en Ecuador desde enero hasta julio de 2017. De esa cifra, 240 muertes, es decir el 15,56%, tuvieron como causa el conducir desatentos a las condiciones de tránsito (uso de celular, pantallas de vídeo, comida, maquillaje o cualquier elemento distractor), según cifras de la Agencia Nacional de Tránsito (ANT).

Esta es una realidad que no solo se presenta en el país, pues según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los accidentes vehiculares se encuentran entre las primeras 10 causas de muerte en el mundo y el uso del celular es el tercer motivo de estos percances.

Además, según información del Banco Interamericano para el Desarrollo (BID) los percances viales son la primera causa de muerte entre los jóvenes latinoamericanos de entre 15 y 30 años y la tercera de los fallecimientos en las otras franjas de edad.

Sandra Delgado, miembro del Centro de Apoyo a Víctimas de Siniestros de Tránsito ‘Corazones en el Cielo’, informó que manipular un dispositivo móvil mientras se conduce no tarda más de 5 segundos; sin embargo, ese breve lapso en el que se dirige la atención para identificar una llamada, seleccionar una canción o abrir un mensaje puede ser suficiente para provocar un accidente mortal.

“La accidentalidad vial es un problema de seguridad pública a nivel nacional. El más alto índice de siniestralidad lo tienen las provincias de Guayas y Pichincha, con la muerte de por lo menos 2.000 personas. Nos enfrentamos a un grave problema de salud pública”. Indicó que manejar un vehículo y mensajear anula la capacidad de reacción, bajar la mirada, es más o menos como conducir a ciegas 30 metros.

“Muchas personas creen que al usar mecanismos de manos libres no hay una distracción. Eso no es cierto, un segundo es suficiente. Esta fatal distracción no solamente causa daños al conducir un vehículo, sino también cuando somos peatones. A través de un celular mantenemos enamoramientos o tenemos peleas que nos absorben de la realidad y nos hacen presa fácil de ser víctimas mortales de un siniestro de tránsito”.

Según el director general del Centro de Estudios Universitarios Superiores (CEUS) de México, Dr. Jorge Guadalupe Haros Rodríguez, “las distracciones se están convirtiendo en la razón número uno de accidentes automovilísticos, enviar mensajes de texto o chatear son los descuidos más comunes entre los conductores y sus consecuencias, más allá de los daños materiales, son de discapacidad y muerte”.

Un estudio de Epidemiology Resources de la Universidad de Boston revela que el riesgo más grave que produce el teléfono celular en la salud humana es provocar accidentes de tránsito.

El estudio, contemplado en un reportaje de diario La Nación de Argentina, provee datos sobre esta ‘epidemia’: hablar durante la conducción multiplica por 4 el riesgo de accidentes.

Uno de los momentos más peligrosos es al recibir una llamada, ya que aumenta bruscamente el ritmo cardíaco por la sorpresa y altera las pulsaciones y la actividad cerebral, incluso con el sistema manos libres.

Otro es al marcar o buscar un número, que requiere entre 5 y 10 segundos (a 120 km/h significan entre 180 y 350 metros sin control adecuado) y se reduce la velocidad el 12%, lo que puede provocar accidentes por alcance. El riesgo aumenta con el paso de los segundos: en una conversación de 90s, no se percibe el 40% de las señales.

 Se estima que cada año mueren 1,5 millones de personas en accidentes de tránsito y 50 millones más enfrentan lesiones de por vida por este mismo motivo.

En México, el Centro de Experimentación y Seguridad Vial (Cesvi), hizo un estudio en calles del Estado de México, en donde evidenciaron que alrededor de 40% de la población utiliza un teléfono celular mientras conduce.

Según la Policía Nacional de Perú, solo en Lima, el 25% de todos los accidentes son provocados por mantener la atención en un smartphone.

En Chile, el experto en seguridad Automotriz, Nicolás Aguayo, dijo que “los estudios nacionales evidencian que el 61,9% de la población usa Whatsapp mientras maneja, el 80% revisa Facebook, el 77% Twitter y el 68% responde llamadas lo que es altamente peligroso”.

En el Salvador, los medios de comunicación reportan que el 30% de siniestros es por el uso del celular, sobre todo en el grupo etario de entre 20 y 40 años.

Según el Departamento de Transporte de Estados Unidos, solo chatear, escribir o leer mensajes de texto en el celular durante la conducción, aumenta 23 veces la posibilidad de sufrir un accidente de tránsito, sin mencionar el riesgo de hablar por teléfono aún usando ‘manos libres’.

El informe establece que el uso del sistema de manos libres, cualquiera que sea, disminuye las posibilidades de accidente, pero también se ha convertido en un factor distractor, bien sea al llamar o responder llamadas. (I)

Datos

Pichincha y Guayas son las provincias con mayor incidencia de percances vehiculares. En la primera se han reportado 5.471 casos y en la segunda, 4.597.

Conducir un vehículo superando los límites máximos de velocidad y no respetar las señales reglamentarias de tránsito (como el disco pare o los semáforos) son la segunda y tercera causa de los accidentes en el país.

En julio de este año, los días donde más casos se registraron fueron sábados y domingos. El reporte total fue de 941 siniestros registrados. El resto de la semana se presentaron entre 280 y 362 eventos. (I)