Viernes, 29 Septiembre 2017 00:00 Justicia

Un presunto femicida enfrenta juicio

Redacción Justicia

A la vez que se desarrolla la audiencia de juicio en el tribunal de Garantías Penales de Azuay en contra de Kelvin G. por presunto femicidio, en los exteriores del complejo judicial de Cuenca, los habitantes del cantón Guachapala, de donde era la víctima, con carteles exigían la pena máxima para el acusado.

Desde el miércoles se realiza la diligencia de juzgamiento por el asesinato de Ximena Nataly Orellana, de 24 años, que fue encontrada en un pozo séptico con huellas de haber sido atacada con un martillo, que los agentes de la Dirección Nacional de Delitos Contra la Vida, Muertes Violentas, Desapariciones, Extorsión y Secuestros (Dinased) encontraron en la escena del crimen.

La joven Orellana habitaba en Guachapala, donde se registró el   presunto femicidio.

En primera instancia, los familiares acusaron al conviviente de la víctima, un extranjero de 26 años oriundo de Perú con quien Ximena había tenido problemas en varias ocasiones.

La Policía desplegó un operativo para dar con el paradero del asesino, sin embargo, fue Kelvin G., quien, al siguiente día de supuestamente asesinar a su pareja, se entregó a la Policía de Gualaceo.

Durante la audiencia de juicio, el fiscal emitirá su alegato final en el que pedirá la pena para el acusado, y los jueces del tribunal penal al final decidirán la condena.

El Código Orgánico Integral Penal (COIP), en su artículo 141 sobre femicidio, señala: “la persona que como resultado de relaciones de poder manifestadas en cualquier tipo de violencia, dé muerte a una mujer, será sancionada con una pena de 22 a 26 años de prisión”. (I)

 

Etiquetas:

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Google Adsense

 

Twitter ET