Sábado, 24 Diciembre 2016 00:00 Justicia

Cuatro personas fueron heridas de bala. Una se encuentra grave

Un niño protege a su hermana durante balacera

Las víctimas caminaban por este lugar cuando fueron alcanzadas por las balas. Una entraba a su casa.
Las víctimas caminaban por este lugar cuando fueron alcanzadas por las balas. Una entraba a su casa. Foto: Karla Naranjo / El Telégrafo

Un ladrón se enfrentó con la Policía en las calles Capitán Nájera y la Octava, en el suroeste de Guayaquil.

Redacción Justicia

‘Roberto’, nombre protegido, un menor, de 9 años, se encuentra en la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital Francisco de Ycaza Bustamante luego de que recibiera el impacto de una bala perdida en un supuesto enfrentamiento entre un ladrón y miembros de la Policía, registrado en las calles Capitán Nájera y la Octava, en el suroeste de Guayaquil.

El niño caminaba hacia una tienda con su madre y su hermana de menos de dos años de edad. La progenitora escuchó disparos y enseguida vio que su hijo tenía una mancha roja cerca del abdomen. El niño no se asustó, sino que cubrió a su hermana menor para que no fuera herida.  

“No importa mami, mira a mi ñañita. Luego se desmayó”, relata un tío que mantuvo su identidad reservada y calificó a su sobrino como un guerrero que “saldrá de esto y nos dará el mejor regalo de Navidad al verlo salir bien de la sala del hospital”. “Mi nieto es un héroe. Él fue el escudo de su hermanita”, expresa Rocío Ponce.

La señora y la bebé fueron rozadas por las balas en los pies y están fuera de peligro. Otro menor de edad que estaba cerca fue herido en el hombro. Olga Cualoto, madre de este último, dijo que su hijo llegaba del colegio y estaba a punto de entrar a la casa cuando fue herido. “Está fuera de peligro, pero estoy muy preocupada”.

De acuerdo con información proporcionada por la Dirección Nacional de Muertes Violentas y Delitos contra la Vida (Dinased), dos agentes circulaban en un patrullero cuando recibieron una alerta de que había un ladrón. Este al ver que uno de los gendarmes se le acercaba -supuestamente- le disparó y salió corriendo. El otro agente lo siguió en el patrullero y al sospechar que estaba escondido entre los carros de las calles Medardo Ángel Silva y la Novena se bajó para buscarlo.

El delincuente que estaba detrás de un poste lo apuntó en la frente y  obligó a entregarle su arma de dotación, consta en el reporte. Además, que el individuo siguió disparando para escapar.

El otro agente llegó al sitio y usó su armamento. El hombre fue capturado y procesado por tentativa de asesinato. El tío de la víctima contó que “no se sabe si las balas que hirieron a su sobrino fueron de los policías o del ladrón”. Las armas quedaron como evidencias para las respectivas pericias. (I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO

Promo

Google Adsense