Requisa de armas y drogas efectuaron ayer los militares en la favela Rocinha

| 12 de Octubre de 2017 - 00:00

El Ejército brasileño regresó ayer a la mayor favela de Río de Janeiro, Rocinha, en una acción sorpresiva para requisar armas y drogas en áreas donde recientemente hubo tiroteos, informó la asesoría de la Secretaría de Seguridad de la ciudad.

Por segundo día consecutivo, militares fuertemente armados, camiones y carros blindados se apostaron en la barriada como parte de un plan para intentar pacificar una zona contigua al acomodado barrio de Gávea, en el sur de Río, donde los tiroteos entre bandas narcotraficantes rivales son frecuentes.

“El Ejército está haciendo un barrido en procura de armas y drogas en lugares donde fueron denunciados por la población o informados por inteligencia”, dijo un asesor de la Secretaría de Seguridad del estado. Esta operación tendrá otros desdoblamientos con la presencia del Ejército. (I)