Por cuarta ocasión, diferida audiencia por lesa humanidad

- 04 de Septiembre de 2017 - 13:12

Luego de tres años 5 meses 14 días, de que la Corte Nacional de Justicia (CNJ) resolviera llamar a juicio a nueve de los 13 sindicados por el presunto delito de lesa humanidad contra Susana Cajas, Luis Vaca y Javier Jarrín, en 1985, fue diferida por cuarta ocasión la audiencia de juicio.

Con esta audiencia estaba previsto el inicio a la etapa de juzgamiento, la cual debía realizarse la mañana de este lunes 4 de septiembre.

El 21 de marzo de 2014, la entonces jueza de la CNJ, Lucy Blacio, resolvió llamar a juicio a Luis P., exministro de Defensa; Jorge A., exministro de Defensa y exjefe del Comando Conjunto de las FF.AA.; Marcelo D., exdirector de Inteligencia; Juan V., excomandante de la Escuela de Agrupamiento de Inteligencia Militar (AIM) de Conocoto; Mario A., exdirector del AIM; Nelson E., exjefe del Servicio de Inteligencia Quito (SIQ); Guillermo R., exdirector del SIQ; Fernando R., exmédico de la AIM; y, Édgar V., exjefe del SIC 10 y excomandante de Policía, ya fallecido en EE.UU.

Fueron acusados como autores del delito de lesa humanidad instrumentado en los tipos penales de desaparición forzosa, violencia sexual y tortura en contra de Luis Vaca, Susana Cajas y Javier Jarrín, hechos cometidos en 1985 durante el gobierno de León F. Cordero (+).

En el piso 8 de la CNJ y bajo la dirección del Tribunal Penal integrado por los jueces Sylvia Sánchez; Jorge Blum y Miguel Jurado, este lunes debía instalarse la audiencia a la que debía participar como acusador el fiscal general del Estado, Carlos Baca Mancheno, y los abogados defensores de los procesados. Sin embargo, la diligencia fue diferida para una posterior fecha.

Pero no todos fueron notificados, varias personas, entre ellos abogados de los procesados, llegaron al edificio de la CNJ. Incluso, en la recepción no sabían del diferimiento por lo que receptaban la cédula de identidad y les entregaban los pases para el octavo piso en donde la sala estaba abierta, pero con las luces apagadas.

Alrededor de veinte personas estuvieron presentes a la hora fijada para la audiencia (08:45) y ante la falta de los jueces y partes procesales, un par de abogados bajaron a la Secretaría General, en el primer piso, en donde les informaron el diferimiento de la audiencia, a última hora.

“Esto es una burla, ya son tres años y medio”, dijo una pariente de uno de los procesados, mientras que el malestar y reclamo de otras personas estuvo dirigido a los funcionarios. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: