Operativos semanales por extorsión en CRS de Turi

| 21 de Septiembre de 2017 - 00:00

Los privados de la libertad del penal azuayo que no pagaban a los internos extorsionadores eran presuntamente sometidos a descargas eléctricas, asfixia con fundas plásticas y golpes en grupo.

Del proceso que se inició en el caso ‘Requisa’ por la intervención policial efectuada el 31 de mayo de 2016 en el Centro de Rehabilitación Social (CRS) Turi, en Cuenca, así como de la operación ‘Victoria’, realizada en marzo de 2017, en la que se desmanteló una red de extorsionadores en el interior del penal, informó ayer la ministra de Justicia, Derechos Humanos y Cultos, Rosana Alvarado, en la Comisión de Justicia de la Asamblea Nacional.

La funcionaria detalló los operativos semanales que ejecutan los guardias penitenciarios y los policías en el CRS Turi para precautelar la seguridad de los internos y mantener el control de objetos.

En la operación ‘Requisa’ ingresaron 50 gendarmes en el  pabellón de mediana seguridad JC donde, según denuncia, los internos fueron torturados y golpeados, ocasionándoles heridas, laceraciones en el cuerpo, enumeró Alvarado. En este caso se procesó a 49 personas, de los cuales son 47 policías y 2 funcionarios del CRS.

En la reformulación de cargos el fiscal cambió el tipo penal por tortura, que es penado hasta 13 años. En el caso ‘Victoria’ estuvieron vinculados 24 responsables, 13 presos y 11 allegados a ellos. Alvarado explicó que estos presuntamente extorsionaban a otros ppl solicitando dinero a través de depósitos en cuentas bancarias. (I)