Jueves, 03 Noviembre 2016 00:00 Justicia

La constructora Solines-Valdivieso quebró en 2011 y afectó a 250 personas

Migrantes demandan a inmobiliaria

Redacción Justicia

La quiebra de la empresa Solines-Valdivieso, en 2011, afectó a migrantes en España y Estados Unidos. En 2008, unas 17 personas depositaron su dinero en la compañía con el fin de obtener una vivienda, en el proyecto habitacional Casales Daniela, al norte de Quito.

Carlos Paspuel, abogado de los afectados, explicó que el perjuicio económico es de $ 370 mil. “De este monto se devolvió $ 120 mil, queda una deuda pendiente de $ 250 mil, que esperamos sean devueltos a los clientes”, dijo.

El representante legal señaló que sus defendidos interpusieron una demanda a los dueños de la empresa. La documentación fue entregada a la Defensoría del Pueblo que se encargará del seguimiento de los casos. María Fernanda Álvarez, abogada de la Defensoría del Pueblo, indicó que está revisando los expedientes entregados en junio de este año.

Según los  familiares de los afectados, ellos entregaron a la inmobiliaria Inmocasales un abono de hasta $ 50 mil y cada mes depositaban entre $ 400 y $ 700. Hasta el momento, los perjudicados no han recibido el monto completo, por eso plantean un juicio civil contra los dueños de la compañía.

Víctor Jácome, hermano de Luis, quien viajó a España en 2005, dijo que el sueño de su ñaño era comprarse una casa e invirtió su dinero en el proyecto Casales Daniela, pero no recuperó su dinero, mucho menos le dieron la casa.

Jácome mencionó que Patricio Solines, accionista y propietario de la empresa, hasta 2014 entregó ciertos montos de dinero a los afectados, pero hasta la fecha ya no tienen certeza de que la inversión de su hermano sea devuelta. (I)

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Promo

Google Adsense