Martes, 15 Noviembre 2016 00:00 Justicia

Mesa de Decenio recibe denuncias del pueblo afro

Los niveles de discriminación del pueblo afroecuatoriano son tratados en la Mesa de la Fiscalía.
Los niveles de discriminación del pueblo afroecuatoriano son tratados en la Mesa de la Fiscalía. Foto: Archivo.
Redacción Justicia

Hace tres semanas, Marco Folleco, de 20 años, fue detenido, presuntamente en forma arbitraria, por un policía metropolitano en la estación de La Ecovía, en el sector de La Marín, centro de Quito.  

Folleco, joven afroecuatoriano, aseguró que cuando retornaba de una diligencia junto con su hermano y su cuñado, por equivocación se bajaron en la parada incorrecta. Por eso, tomaron nuevamente la unidad y regresaron a la anterior estación.

Minutos después, dijo, un oficial metropolitano solicitó parar el bus en el que viajaban. Ingresó en la unidad y los hizo bajar a los tres. “El policía nos dijo que teníamos actitud sospechosa. Solo por nuestro color de piel actuó así. Este no es el primer caso en el que nos tratan de esa manera”.

Nila de Aguiar, coordinadora de la Asociación Afro de Azuay, también narró su  historia. “Caminaba junto con una madre de familia, de regreso de la escuela de sus hijos, al cruzar de una calle a otra, un hombre les gritó: “gorilas, negras, etc.”

Nila y su amiga denunciaron ante  las autoridades al hombre. “El día de la audiencia el juez de turno manifestó que las personas afroecuatorianas son escandalosas en la calle, y que nosotros teníamos la culpa de lo sucedido”.  El denunciado no acudió a las convocatorias de audiencia y la ofensa a las dos mujeres quedó en la impunidad.

El hombre y el funcionario que ofendieron a las dos ciudadanas ignoraban que en Ecuador se garantiza un tratamiento inclusivo a los afrodescendientes, y el Estado trabaja para que sus derechos como individuos y pueblo sean reconocidos.

El 23 de diciembre de 2013, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el Decenio Internacional de los Afrodescendientes, que comenzó el 1 de enero de 2015 y terminará el 31 de diciembre de 2024. Los tres principales temas que se desarrollarán en este lapso son: El reconocimiento, la justicia y el desarrollo del pueblo afro.

En Ecuador el decenio afro se inauguró de forma oficial el 8 de mayo, en la sede de Unasur en el norte de Quito. Bajo esta perspectiva, el 2 de octubre de este año, la Fiscalía integró la Mesa de decenio afro, justamente para tratar este tipo de realidades. La propuesta nace de los representantes de la Asociación del Pueblo Afroecuatoriano.

La Mesa es una instancia consultiva de la Fiscalía para promover la participación del pueblo afrodescendiente en el país, en materia de igualdad y no discriminación en asuntos vinculados a la justicia penal y la capacitación de servidores públicos.

La instancia está conformada por un representante del área de Gestión Procesal, una secretaria técnica y tres juristas afroecuatorianos.  Los temas que se tratarán, en el período de un año, versan sobre: garantía de derechos del pueblo afroecuatoriano en materia de justicia penal orientados a la eliminación de barreras a la justicia, la eliminación de prácticas de racialidad, promoción social, acceso a la justicia y reparación de víctimas.

Otros debates y propuestas que se abordarán son: reformas institucionales, legales, educativas, garantías de prevención de los derechos, planes de formación en materia penal, interculturalidad e igualdad.

Ariadna Reyes, miembro de la Fiscalía en la Mesa, señaló que este espacio promueve un debate sobre la justicia penal y el pueblo afro. En este ámbito, pueden existir procesos que repliquen temas de discriminación. “Estamos obligados a que nuestra justicia opere sin racialidad. No por el hecho de ser afrodescendiente surja una sospecha o porque la víctima sea sujeta de triple discriminación”.

La Mesa opera una vez al mes y  tiene la capacidad de receptar denuncias del pueblo afrodescendiente, en casos en que los fiscales no actúen de manera prolija. La mesa puede tomar medidas.  También, actuará en el ámbito académico (Escuelas de Fiscales), para evitar prácticas de racialidad o de falta de acceso a la justicia.  

El próximo mes, la Mesa desarrollará, como parte de las actividades de su agenda, el primer foro sobre justicia penal y racialidad.

Alodia Borja, representante del Pueblo Afroecuatoriano, indicó que a nivel penal existen dos tipos de discriminación: el conceptual y el racial. “La primera se encuentra enraizada en las instituciones y políticas públicas, y la segunda son las actitudes de la sociedad”.

Borja consideró que existe un prejuzgamiento en el delito “por el  hecho de ser afroecuatoriano”. Aclara que la discriminación institucional se genera en juzgados, fiscalías e incluso en la autoridad policial.

Explicó que solo por el color de su piel, las autoridades ponen su palabra en entredicho. “La justicia es racializada, se sanciona por el color de la piel, la descendencia y por el lugar de donde uno proviene (campo-ciudad)”. Acotó que la justicia ecuatoriana no revisó cursos, procesos y casos sobre denuncias del pueblo afro. Ella confía que la mesa será un mecanismo para hacer prevalecer sus derechos. (I)

ENLACE CORTO

Promo

Google Adsense