Sábado, 01 Octubre 2016 00:00 Justicia

La intervención llegó hasta debajo del puente

Unas nueve personas duermen debajo del primer puente de la vía Perimetral, en el sur de Guayaquil.
Unas nueve personas duermen debajo del primer puente de la vía Perimetral, en el sur de Guayaquil. Foto: William Orellana / El Telégrafo

Las tentativas de asesinato, violencia intrafamiliar, robos y microtráfico son los males comunes en la Isla Trinitaria.

Redacción Justicia

La pestilencia es insoportable. Debajo del primer puente de la vía Perimetral, que conecta la Isla Trinitaria con los sectores Fragata y Malvinas, en el sur de Guayaquil, hay una alfombra enorme de desperdicios. Ahí, entre restos de comida, ropa, ramas, animales muertos, lodo, piedras, excrementos, viven nueve personas que -según los moradores- son un peligro para quienes transitan por el sector.

Debajo del viaducto hay una calle asfaltada, que es una curva obligada para quienes desean retornar de norte a sur. ‘Rocío’, una mujer que vive cerca de un tanque elevado de la empresa de agua potable, asegura que los individuos asaltan a los transeúntes. “Aquí, las chicas salen corriendo por temor de ser violadas”, asegura Ramón Carpio.

La mañana de ayer, cerca de 300 agentes fueron distribuidos en los puntos más conflictivos de la Trinitaria Sur, donde hay cuatro grandes cooperativas, para realizar una intervención integral con el objetivo de recuperar los espacios públicos (como canchas, parques y callejones) que son utilizados por delincuentes. Así lo explicó Johnny Del Salto, jefe del Distrito Esteros, al que pertenece el mencionado sector.

Uno de los puntos donde incursionaron fue debajo del puente, donde, entre la basura, también se observaron pequeños papelitos que presuntamente eran usados para envolver narcóticos.

Un hombre de piel quemada y muy delgado vive en el insalubre lugar. Minutos antes fue golpeado, con un palo, por un ciudadano que lo culpó de asaltarlo y llevarse la mitad de un chancho que compró para vender comida en el sector. “Yo no fui”, le repetía el hombre. Él llevó a los policías a buscar a sus compañeros “de cuarto” para que también les preguntaran a ellos. “Tú sabes quién fue, Josué”, señalaba el anterior acusado. “Esos manes de al fondo son los ladrones. Ya se pasan”, dijo otro vestido con camiseta blanca manchada por tanta suciedad y con su cara perforada con aretes. “Por culpa de ellos es todo este espectáculo, roban y a nosotros nos caen los pacos”, decía enojado otro.

Al mismo tiempo, en la cooperativa El Paraíso, la comisaria Shirley Valeriano incursionaba en una vivienda en la que funcionaba un billar clandestino. Las ventanas estaban cubiertas con pedazos de madera y tela, y eso llamó la atención, además de que hace más de un año el lugar fue clausurado. A una cuadra de distancia se descubrió una casa bar.

“El consumo de licor produce actos violentos y somos los que vivimos aquí, los que pagamos las consecuencias”, lamentaba una moradora que prefirió no identificarse, como la mayoría de habitantes que por temor no decía sus nombres.

Problemas comunes en la zona

Marco Zapata, jefe encargado de la Zona 8, que comprende los cantones Guayaquil, Durán y Samborondón, indicó que hace dos meses se recolecta información para intervenir la zona.

“En días anteriores realizamos 27 allanamientos y desarticulamos organizaciones dedicadas a la venta y acopio de drogas. Ahora estamos realizando operativos preventivos para recuperar el espacio público”. El pasado jueves fue detenido ‘Ponday’, un supuesto líder de una banda delictiva.

El oficial precisó que en la Isla Trinitaria hay un número elevado de tentativas de asesinato. “Hemos tenido muchas personas heridas con armas de fuego, también víctimas de violencia intrafamiliar y problemas de micro y narcotráfico porque estamos cerca de los puertos marítimos. Necesitamos la colaboración de la ciudadanía para que dé datos certeros para erradicar cualquier situación anormal”.

Maximiliano Delgado, coordinador Zonal de la Secretaría Técnica de Droga, indicó que las estrategias de trabajo giran en torno a la seguridad, atención por uso y consumo de sustancias y a la prevención. “En otras zonas intervenidas las estadísticas de delitos tienen tendencia a la baja”. (I)

ENLACE CORTO

Promo

Google Adsense