Martes, 31 Enero 2017 00:00 Justicia

Isaac reaccionó del coma después de dos semanas de triple choque

Carmen Sánchez, una de las heridas, es ayudada por uno de sus tres hijos. El esposo y padre de los menores de edad falleció en el accidente.
Carmen Sánchez, una de las heridas, es ayudada por uno de sus tres hijos. El esposo y padre de los menores de edad falleció en el accidente. Foto: Karly Torres / El Telégrafo

El accidente ocurrido en la vía Yaguachi-la T de Milagro deja hasta ahora 22 fallecidos. Del expreso murieron 16 personas y sobrevivieron ocho.

Redacción Justicia

En los últimos 18 días Máximo Castro ha amanecido y anochecido en el hospital Luis Vernaza. Su hijo Isaac, de 17 años, ya reaccionó del estado de coma en el que estuvo desde el viernes 13 de enero, tras el accidente ocurrido en la carretera que conduce de Yaguachi a la T de Milagro, en Guayas.

El choque entre tres vehículos, un Chevrolet Vitara, color blanco, y dos buses -uno de la cooperativa Ventanas y un expreso- deja hasta ahora 22 fallecidos. La última víctima, José Ormaza Mendoza, murió el fin de semana e iba a ser padre por primera vez.

Ana, su hermana, mencionó que la esposa tiene cinco meses de embarazo. “Él era su sustento del hogar. Por tanta irresponsabilidad vea tantas muertes”, expresó antes de que el cuerpo de su hermano fuera trasladado a la provincia de Los Ríos. Él iba en el bus interprovincial.

Máximo tiene la esperanza de que Isaac no sufra secuelas, pese a los golpes que lo mantuvieron inconsciente un par de semanas. Su hijo lo reconoció y le preguntó por su dos hermanas Esther y Débora, de 19 y 16 años, respectivamente. Ambas perdieron la vida en el choque, pero él no lo recuerda.

Su tía y otros amigos del barrio con los que asistía a la iglesia Santa Faz, en la Coop. Santiaguito de Roldós, en el sur de Guayaquil, también perecieron. Del bus en el que iban hacia un retiro en Los Ríos solo ocho sobrevivieron y 16 murieron.

El progenitor cuenta que ante los cuestionamientos de su vástago, le respondió que sufrió un accidente de tránsito, pero no le habló  de la magnitud.

Agregó no guardar rencor contra el chofer del Vitara, quien murió y, supuestamente, fue el responsable del accidente. Cuando le realizaron el examen de alcoholemia dio positivo con 2,8 grados de alcohol por cada litro de sangre (más de 0,1 grado es delito). “Sus familiares también deben estar sufriendo y tras eso pensando en lo que sentimos en su contra”.

El progenitor exigió que las autoridades de tránsito hagan más controles, porque, aseguró, el conductor del bus de la Coop. Ventanas apenas tiene 22 años. “Se debe tener más experiencia, pues está transportando vidas”.

Isaac no es el único que sigue internado. Felisa Quinteros está en el mismo hospital. Tiene problemas en los pies y le hicieron una reconstrucción maxilofacial. Xavier Calzada está en el hospital del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) por fracturas en sus extremidades superiores.

Sobrevivientes piden ayuda

Entre las ocho personas que se salvaron y fueron dadas de alta está Carmen Sánchez. Vestida de negro se moviliza en una silla de ruedas, pues no cesan los dolores en la zona pélvica y en las caderas.

En sus brazos quedaron las huellas de los golpes y cortes tras el impacto, pero ese sufrimiento no se compara con el de perder a su esposo Alberto, quien estaba sentado junto a ella. Ahora es padre y madre para su tres hijos, todos menores de 12 años. “Estoy comenzando a dar pasos porque no puedo detenerme, me tienen que inyectar para que se me quite el dolor”.

Carmen recordó que los pasajeros que iban junto a la ventana, del lado derecho, sobrevivieron, pero no los del pasillo.

“Yo estaba dormida y mi esposo también. A mí me levantó Marlene que iba delante de mí y también anda en silla de ruedas. Ahora sentimos dolor no solo por los nuestros, pues todos éramos como una familia”, dijo.

Los afectados solicitan ayuda sicológica y económica, sobre todo por los niños que perdieron a uno o a ambos padres. “Dos niñas de un año y 11 meses no tendrán ni a su papá ni a su mamá (Santiago y Tatiana). El mismo caso fue el de William y Mariuxi que dejaron a una niña huérfana. Lady Burgos tenía cinco vástagos, de entre 15 y tres años, ellos están a cargo de su padre. De la familia Izquierdo Abarca fallecieron 4 personas y muchos quedan afectados emocionalmente. Hay una chica con problemas de visión que perdió a su hermana con quien viajaba. En todos los casos se necesita ayuda, esto no ha terminado”, indicó Vicenta Sánchez, encargada de los trámites.

Yolanda perdió a su hermana, a su cuñado y a su esposo Segundo. Quedó sola con sus tres hijas, una de ellas con problemas respiratorios que se agravaron en las últimas semanas. “No tengo para los medicamentos y a veces ella no puede respirar por el asma”.

Tania Bohórquez no volverá a ver a su hija, tampoco lo hará Apolonia; Dora, a su hijo, a su nieta y a su nuera. Ellas coinciden en que necesitan tratamiento psicológico y también requieren de respuestas para saber qué exactamente pasó. “Hay que concienciar a los choferes para que tengan más respeto por la vida”. (I)

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Promo

Google Adsense

 

Documental del feriado bancario

Documental del feriado bancario