la entrega se realizará durante octubre, solo en guayaquil, en los depósitos contecon y narpotec

Estafados por empresa de paquetería tienen última oportunidad de retirar sus enseres

| 18 de Septiembre de 2017 - 00:00
Una primera entrega se realizó en octubre del año pasado. 2.079 migrantes recuperaron sus pertenencias.
FOTO: Foto: Cortesía

Un funcionario del Senae instó a la ciudadanía a no dejarse engañar con atractivas ofertas de mensajería marítima. Esta no es una figura legalmente establecida, solo la aérea.

Los 1.947 migrantes estafados por la empresa de paquetería OGC tendrán  un último plazo para retirar su menaje de casa o paquetería que permanezca en los depósitos de Contecon y Naportec, en Guayaquil. Cada día, entre el 2 y el 31 de octubre de 2017, se abrirán entre dos y cuatro contenedores por única vez, según un cronograma establecido por el Servicio Nacional de Aduana del Ecuador (Senae). (revisar cuadro).

*Haga click en la imagen para agrandarla

Antonio Avilés Sanmartín, director distrital del Senae, manifestó que “la persona primero debe acercarse a una oficina de atención al usuario donde recibirá la información del lugar donde está su carga y asistencia acerca de la liquidación de los productos. También se le orientará de la tasa que tiene que pagar. Los comprobantes los presentará el día que -según el cronograma- se abrirá el contenedor con sus bienes. Ni antes, ni después. El horario será muy estricto: entre las 09:00 y 15:00”.

El funcionario explicó que en octubre de 2016 hubo una primera fase de entrega. El Senae atendió a 2.079 migrantes de un total de 4.026. Es decir, que un poco más del 50% ya retiró su paquetería o menaje de casa. Además, de la cifra restante, 650 ya cumplieron con el pago de los tributos.

Detalló que el caso OGC fue único, pues el Comité de Comercio Exterior (Comex) estableció una partida arancelaria con un pago mínimo de tributo según categoría y peso, “con el fin de aliviar la situación calamitosa de las víctimas de la estafa”. Por ejemplo, en el caso de televisores el tributo es de $ 112, en las refrigeradoras se cancela $ 1,16 por kilogramo y en las cocinas, $ 2,27 por kg.

Avilés instó a todos los ciudadanos a que “no presten su nombre para envíos de otras personas y si desean enviar paquetes, recuerden que la vía marítima no es la legalmente establecida. Solo puede ser por vía aérea. Aunque la oferta sea muy atractiva, por los costos bajos, deben sospechar y rechazarla. Así engañan a muchas personas”.

Explicó que en noviembre se determinará el destino de los productos que queden, puede ser la adjudicación, subasta o destrucción. “No queremos tener nada embodegado, porque representa costo y riesgo. Nuestra expectativa es que lleguen 1.000 de los cerca de 2.000 afectados que faltan. Esa mercadería ocupa espacio en contenedores, los  que ocupan espacio en las bodegas y las navieras han dejado de usar esas unidades”.

Duvan Cangá fue uno de los perjudicados por la empresa OGC. Él lideró un grupo de víctimas y estuvo pendiente de los trámites. “Mi madre me hizo tres envíos a través de esta compañía. Ella me cuenta que el personal de la empresa siempre la llamaba a ofrecerle promociones. En los dos primeros no hubo problemas, pero en el tercero ocurrió lo que ya se conoce”.

El ciudadano ya retiró sus bienes y explicó que algunos no se acercan a retirar porque conocieron la experiencia de otros a quienes no les llegaron completas sus cosas  o porque lo que les enviaron no representa el gasto de movilización y trámites. También dijo que un grupo se enteró de la estafa y prefirió no seguir ningún proceso.

Rolando Alvarado vivió en Palma de Mallorca (España) durante 14 años y regresó a Ecuador en diciembre de 2015. Quince días antes de viajar envío su vehículo e inmobiliario y al llegar se enteró de la estafa.

Alvarado retiró su menaje de casa en la primera fase. “Al principio fue complicado porque tuvieron que elaborar una ley especial para entregarnos los enseres. Pero después de eso fue rápido. Hay muchos compatriotas que se quejan, pero son quienes ni siquiera averiguan qué hay que hacer, los que no han hecho ningún trámite”. (I)