Martes, 29 Agosto 2017 00:00 Justicia

Enfermero alemán asesinó a 90 de sus pacientes

AFP

Al menos 90 muertos, quizá el doble. La Policía alemana estableció ayer el balance de 12 años de investigación sobre un enfermero, Niels Högel, asesino prolífico y “excepcional” en los anales de la historia nacional contemporánea.

Después de “134 exhumaciones, y cientos de testimonios, podemos probar al menos 90 asesinatos y al menos hay otros tantos que no podemos probar”, declaró el jefe de la investigación, Arne Schmidt.

“Este número (de muertos) es  único en la historia de la República Federal” de Alemania. Y la comisión de investigación especial ‘Kardio’ a cargo del caso había ahora acabado su trabajo, anunció.

“Lo que hemos podido saber es aterrador, sobrepasa todo lo que habríamos podido imaginar”, insistió Johann Kühme, jefe de la Policía de Oldenburgo (norte).

Högel habría matado a la mayoría de sus pacientes administrándoles sobredosis de medicamentos cuando estaban en reanimación. No tenía “preferencias” de edad o de sexo, sino que “prefería los pacientes que se encontraban en un estado muy crítico”, indicó Schmidt.

El enfermero ya fue condenado en 2015 a cadena perpetua por dos asesinatos y cuatro intentos que se saldaron con la muerte de los pacientes. A estos seis casos, los investigadores indicaron este lunes haber añadido 48 más, elevando así a 90 el total de muertes imputadas a Högel, de 41 años.

En junio de 2016, durante un anterior balance, los investigadores establecieron la responsabilidad del practicante en 33 muertes.

La indagación se reabrió en enero de 2014 cuando el acusado le confesó a un compañero de detención unos 50 homicidios, y después a un psiquiatra una treintena de asesinatos y unas 60 tentativas.

Este caso es también el de los fallos de las dos clínicas donde el enfermero trabajó. Aunque las muertes de los pacientes tuvieron a menudo lugar cuando Högel estaba de servicio, ningún mecanismo interno dio la alarma.

Las clínicas de Delmenhorst y de Oldenburgo son investigadas para determinar responsabilidades, ya que “los asesinatos habrían podido evitarse”, dijo el jefe de la policía de Oldenburgo. La lista definitiva del número de víctimas nunca podrá establecerse con certeza, reconoció el fiscal Thomas Sander. (I)  

 

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Google Adsense

 

Twitter ET