Criminólogo es sospechoso de asesinato

- 31 de agosto de 2017 - 00:00

Un juez de Tamaulipas inició un proceso en contra de Jorge Fernández por el homicidio de su esposa, la española María del Pilar Garrido, quien fue reportada como secuestrada.

Un juez del norteño estado mexicano de Tamaulipas inició ayer un proceso contra Jorge Fernández por el homicidio de su esposa, la española María del Pilar Garrido (foto), que inicialmente fue reportada como secuestrada por criminales y luego se descubrió su cadáver.

“La autoridad judicial acaba de vincular al proceso al señor Jorge por el delito de homicidio calificado”, dijo a la cadena Televisa Irving Barrios, procurador de Tamaulipas, fronterizo con Estados Unidos y considerado uno de los distritos mexicanos más golpeados por el crimen organizado.

Fernández fue detenido el pasado martes luego de que, según las autoridades, cayera en contradicciones durante su declaración en torno a la desaparición y muerte de su esposa.

Niega el crimen

El fiscal explicó que Fernández, quien es criminólogo de profesión y catedrático universitario, niega ser responsable del crimen e insiste que su esposa fue víctima de criminales.

Fernández denunció que su cónyuge, que tenía 34 años al momento de morir, vivía en Ciudad Victoria, donde había sido “llevada en contra de su voluntad” el 2 de julio, por hombres armados que interceptaron el vehículo en el que viajaba junto con su hijo, de un año de edad, cuando regresaban de una playa del Golfo de México.

El esposo y el menor fueron dejados libres por los criminales y nunca hubo una demanda de rescate.

El pasado 26 de julio, cerca del lugar del supuesto secuestro, las autoridades hallaron un cadáver y en agosto dictaminaron que correspondía a Garrido.

“No hay antecedentes de este modo de operar en esa zona del crimen organizado”, explicó Barrios al señalar que hay elementos de prueba contra el detenido, pero se reservó comentarlos.

Se limitó a citar testimonios de amistades y vecinos de la pareja en el sentido de que Garrido “tenía la intención de regresar a España” junto con su hijo porque no quería que creciera en el ambiente de violencia que se vive en Tamaulipas.

Los familiares de Garrido sostienen la inocencia de Fernández.

Más de dos semanas pasaron y los supuestos secuestradores, según los portales mexicanos, no se comunicaban con ningún familiar de la víctima para exigir rescate.

Hasta antes de que el cuerpo de la española fuera hallado sin vida, el estatus que tenía era de ‘persona no localizada’.

Tamaulipas, golpeado por las pugnas entre el cartel del Golfo y Los Zetas, su antiguo brazo armado, concentra el mayor número de personas desaparecidas en México, con 5.657 reportes hasta abril de este año, según cifras del gobierno. (I)

 

 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: