Viernes, 18 Noviembre 2016 00:00 Justicia

Correa: Robar en accidentes no es mala costumbre, sino un crimen

Tres personas murieron en el accidente ocurrido el pasado agosto. Algunos heridos sufrieron robos.
Tres personas murieron en el accidente ocurrido el pasado agosto. Algunos heridos sufrieron robos. Foto: Archivo / El Telégrafo

Cuando los delitos de robo o hurto son cometidos aprovechándose de alguna desgracia son sancionados con el máximo de la pena aumentada en un tercio.

Redacción Justicia

Eran las 05:30. Un hombre se subió a uno de los dos buses destruidos tras un accidente de tránsito y con una linterna alumbraba su sigiloso recorrido en el interior. No estaba buscando ayudar, sino qué podía llevarse. Así contaron los testigos y así recuerda Alicia Paltan, gerenta de la compañía Ecuadorian Bus Charter a la que pertenecía uno de los carros siniestrados.

Tres personas fallecieron en ese accidente, ocurrido el pasado septiembre. Dos de las víctimas eran extranjeras y se trasladaban en el bus de turismo que se dirigía de Salinas a Guayaquil. La otra iba en un micro de transporte de personal de una empresa avícola.

Paltan dice que cuando llegaron había incontables curiosos alrededor de los dos buses. Personas subían y bajaban de los vehículos, unos realmente ayudaban, pero duda que otros lo hicieran, pues algunos de los afectados fueron víctimas de robos.

“Se llevaron los documentos de dos extranjeras. Aparte del susto   pasaron momentos incómodos haciendo trámites porque personas se aprovecharon de la desgracia para llevarse sus pertenencias. Uno de los perjudicados manifestó que le entregó sus cosas a una persona que llegó a ayudarlo, pero ya no apareció”, indica.

Paltan destaca que es importante mejorar los protocolos de seguridad en los accidentes. “Los policías que llegan a las escenas deben hacer un cerco de seguridad para que estos robos no sucedan, pues los heridos en ese momento no se preocupan por sus cosas”.

El presidente Rafael Correa se refirió a este percance en el enlace sabatino 500 realizado en Cotopaxi y  dio una orden al Ministerio del Interior para erradicar estos ilícitos y capturar a quienes en lugar de ayudar se aprovechan de las tragedias. Indicó que hasta esa mañana no había resultado de detenciones, pese a que ordenó al Ministerio del Interior que los apresaran. “Tiene que acabar este crimen, porque esto no es una mala costumbre, es crimen. Esta gente tiene que acabar con sus huesos en la cárcel... Hay que luchar juntos contra estos delitos que nos hacen quedar tan mal como nación”.

Julio César Cueva, abogado penalista, precisa que el delito de robo está tipificado en el art. 189 del Código Orgánico Integral Penal (COIP) y sancionado con pena privativa de libertad de 5 a 7 años. Esta misma sanción se aplica cuando el delincuente emplea alguna sustancia para someter a la víctima. Si se realiza con fuerza: de 3 a 5 años de prisión.

En caso de que sea un hurto (apoderarse de cosas sin ejercer violencia) la pena es de 2 meses a 6 años, según el art. 196.

Pero ¿qué pasa cuando el delito se comete, por ejemplo, aprovechándose de algún accidente de tránsito? Cueva explica que en el art. 47 del COIP se enumeran 19 circunstancias agravantes. En el numeral 4 se estipula: “Aprovecharse de concentraciones masivas, tumulto, conmoción popular, evento deportivo o calamidad pública, fenómeno de la naturaleza para ejecutar la infracción”.

“Si existe una de las circunstancias agravantes se impondrá la máxima pena prevista en el tipo penal aumentada en un tercio. El requisito es que esos detalles no integran las figuras delictivas”, detalla.

Uno de los últimos casos fue captado por una cámara de seguridad del Sistema ECU-911 de Babahoyo, en la provincia de Los Ríos. Se observa el choque entre una camioneta y una moto.  El vehículo liviano quedó atrapado entre las llantas del carro y cuatro personas pudieron   sacarlo. De repente aparece un hombre y toma un envase del balde de la camioneta y se va. El individuo fue capturado. (I)

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Promo

Google Adsense