Jueves, 19 Enero 2017 00:00 Justicia

Balacera alarma a residentes de la ciudad turística de Cancún

Los técnicos forenses de la policía en la escena del crimen recogen indicios del hecho.
Los técnicos forenses de la policía en la escena del crimen recogen indicios del hecho. Foto: AFP

En el ataque al edificio de la fiscalía fallecieron un policía y tres presuntos delincuentes. Cinco personas fueron detenidas y serán investigadas.

Redacción Justicia

La Riviera Maya se vio sacudida el martes último con un ataque a balazos contra la fiscalía que dejó un policía y tres atacantes muertos, un día después de que cinco personas murieran en un tiroteo en un bar en la vecina Playa del Carmen.

El policía estatal Humberto Vera Ochoa, de 25 años, y tres presuntos delincuentes murieron en la balacera perpetrada contra un edificio de la fiscalía de Quintana Roo, ubicado en el balneario de Cancún, que repelieron efectivos del contiguo centro de operaciones de la policía, informó en un mensaje el gobernador de la demarcación, Carlos Joaquín González.

Otros cinco pistoleros fueron detenidos, añadió el gobernador.  El secretario de Seguridad Pública de Quintana Roo, Rodolfo del Ángel, informó que dos personas que trabajaban en la fiscalía y un delincuente murieron en la agresión.

“Lo único que revelan (las balaceras) es que vamos en el camino correcto y no bajaremos la guardia”, señaló González, quien pidió al gobierno federal el envío de más fuerzas de seguridad.

La balacera causó pánico en la ciudad costeña del Caribe mexicano, un día después de que tres extranjeros y dos mexicanos murieran en el tiroteo del bar Blue Parrot de Playa del Carmen, donde clausuraban un festival de música electrónica.

Los tiroteos rompieron la paz en una región que es popular entre turistas norteamericanos y europeos y que había contenido la violencia generada por el narcotráfico en otros puntos del país.

“Se activó el código rojo”, que consiste en un protocolo de seguridad en el que participan las fuerzas castrenses, las policías federal y estatal, así como el servicio de inteligencia mexicano, apuntó Del Ángel.

El edificio de la fiscalía se encuentra a unos siete km de la zona hotelera de Cancún, uno de los destinos turísticos de México.

Medios locales reportaron que en los accesos a la zona hotelera, integrada por cadenas de alta gama, se instalaron tres retenes.

La embajada de Estados Unidos pidió a sus ciudadanos seguir las instrucciones de las autoridades “antes de salir” de sus hoteles.

“Solicitamos calma a la población”, dijo en Twitter Remberto Estrada, alcalde del municipio de Benito Juárez, al que pertenece Cancún.

El fiscal del estado de Quintana Roo, Miguel Ángel Pech, que investiga el tiroteo de Playa del Carmen, no se encontraba en la fiscalía en el momento de la agresión, dijo Adriana Mezquita, directora de Comunicación Social del municipio de Benito Juárez.

Los trabajadores del Palacio Municipal fueron evacuados “por seguridad”, añadió Mezquita.

Sandra Ramírez, empleada doméstica, de 33 años, que vive cerca de la fiscalía, indicó vía telefónica que desde su casa alcanzó a escuchar “balazos” y “explosiones”.

Cuando observó que “muchos comercios” cerraron y que las calles estaban vacías, pospuso sus actividades fuera de su hogar.

“Han pasado cosas, aparecía un muerto por aquí o allá, pero nunca nada como esto”, prosiguió Ramírez.

El gerente de una tienda de la Plaza las Américas, la mayor de la ciudad, relató que escuchó disparos en el interior del centro comercial, situado donde inicia la zona hotelera, por lo que las personas empezaron a buscar refugio dentro del resto de los establecimientos que bajaron sus cortinas. “Después llegaron militares que acordonaron la zona y desalojaron a las personas del sector”. (I)

ENLACE CORTO

Posesiones Presidenciales

Banner

Últimas noticias

Promo

Google Adsense