Agentes reforzarán zonas más inseguras

- 28 de septiembre de 2017 - 00:00
Foto: Karly Torres / El Telégrafo

Con estas acciones la Policía también ataca el expendio de drogas y controla la circulación irregular de vehículos.

Reducir el robo a personas, combatir  la venta de drogas al menudeo y controlar la circulación irregular de vehículos son los principales objetivos de los operativos policiales ‘Conquistador’, los cuales arrancaron el pasado lunes en los distritos Pascuales, el martes en Nueva Prosperina y ayer en el cantón Durán.

“La disposición de la Policía es que se ejecute un control sorpresa diariamente por distrito en la búsqueda de la paz y el orden público”, manifestó el general Marcelo Tobar Montenegro, jefe de la zona 8 de Policía.

La autoridad detalló que los sitios escogidos en cada distrito serán aquellos donde exista una alta incidencia de robo a personas y microtráfico. “El control de la circulación de autos, camionetas, buses y motos estará a cargo de la Comisión de Tránsito del Ecuador (CTE) y Autoridad de Tránsito Municipal (ATM)”.

 Cada intervención tendrá un contingente de aproximadamente 70 agentes del Servicio Urbano, Antinarcóticos, Policía Judicial, Criminalística y Dirección Nacional de Policía Especializada en Niños, Niñas y Adolescentes (Dinapen).

Tobar detalló que cada operativo durará alrededor de 2 horas. “Vamos a realizar 2 rondas de un control cada día por los 12 distritos existentes en la zona 8”.

Ayer, en la avenida Nicolás Lapentti, de Durán, a la altura de la Terminal Terrestre, la Policía retuvo 13 motos y 4 autos.

Según el mayor Édison Molina, jefe de operaciones del distrito Durán, 2 personas fueron detenidas porque sobre ellas pesaban boletas de apremio y de captura, respectivamente. “Buscamos que la ciudadanía tome conciencia de la importancia de cumplir las leyes y de autoprotegerse. No deben andar indocumentados ni exhibir objetos de valor”.

El comerciante Daniel Gonzaga, quien ayer circulaba en su moto, calificó la presencia policial como positiva porque disuade a la delincuencia común y organizada.

“Ayer, en el kilómetro 26, parroquia Virgen de Fátima, uno de mis compañeros fue despojado de toda la mercadería que cargaba. Llamamos a la Policía, pero cuando llegaron los ladrones ya se habían puesto a buen recaudo, por esta razón el factor sorpresa debe primar en este tipo de acciones de control”.

Jimmy Martillo, habitante de Durán, también ve con buenos ojos la ejecución de estas operaciones sorpresa. “La presencia policial permite a los ciudadanos desenvolvernos con normalidad”. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: