Viernes, 13 Enero 2017 00:00 Justicia

A James Holmes no le alcanzarán los años de su vida para pagar la severa sentencia

James Holmes es escoltado por tres agentes después de su comparecencia en la Corte de Colorado, Estados Unidos.
James Holmes es escoltado por tres agentes después de su comparecencia en la Corte de Colorado, Estados Unidos. Foto: www.elmundo.es

Los 12 miembros del jurado emitieron su veredicto, que no fue unánime. Por eso, en agosto de 2015, el juez condenó al asesino a 12 cadenas perpetuas y 3.318 años en prisión adicionales.

Redacción Justicia

Los creadores de Batman, Bob Kane y Bill Finger, jamás imaginarían que el personaje ficticio alcanzaría fama y tuviera un contrincante humano, real, que personificando desde su mente al ‘Guasón’, se convertiría en un asesino y protagonista de una cruel y brutal masacre.

La tranquilidad de la ciudad de Aurora, en el estado de Colorado, en Estados Unidos, de 325.000 habitantes, terminó cuando una penosa situación la puso en los ojos del mundo, en momentos que se estrenaba la película de Batman, El Caballero Oscuro, la leyenda renace, entre el entusiasmo de sus moradores por ir a disfrutarla.

Mientras la audiencia en la sala seguía las incidencias del rodaje que mostraba al comisionado James Gordon guardando su discurso de renuncia al reconocer su error y que Batman era inocente, comenzaron los disparos en el interior del cine; no eran de los villanos de la película precisamente. Esa espantosa masacre dejó 12 muertos y 70 heridos.

El 20 de julio de 2012, un individuo, después identificado como James Holmes, entró en el cine Century cubierto con una máscara de gas y con el pelo teñido de rojo para simular un suceso del cómic protagonizado por el ‘Guasón’, que en la revista ingresa en un sitio similar y dispara a los asistentes; él hizo lo mismo abriendo fuego contra quienes veían el filme.

Al salir del cine se dirigió a su automóvil y allí fue arrestado por la Policía sin oponer resistencia, después los oficiales encontraron explosivos en su casa.

Holmes, nacido el 13 de diciembre de 1987 del hogar formado por una enfermera y un matemático y científico con título universitario, obtuvo su propia profesión en 2010 en la Universidad de Colorado al graduarse con honores y obtener un título en Neurociencia, mientras era tratado por problemas psicológicos.

Compras de armas

El 22 de mayo de 2012, Holmes compró su primer arma, una pistola Glock 22 calibre 40, días más tarde una escopeta Remington 870, luego un fusil semiautomático AR-15 y dos nuevas pistolas Glock. Cuatro meses antes de la masacre, se hizo de 3.000 balas para las pistolas, 3.000 balas para el AR-15 y 350 cartuchos para la escopeta todo por internet. Finalmente, pidió un chaleco de combate, dos portacargadores y un cuchillo.

Diez murieron en la escena del crimen y dos en el hospital local. La lista fatal incluye los nombres de Jessica Ghawi (24 años), que era pasante como periodista en una radio deportiva; Alexander J. Boik (18), que quería ser profesor de arte y asistía al cine; Verónica Moser-Sullivan (6), la víctima fatal más joven del tiroteo que dejó de existir en la mesa de operaciones, había completado el año en un jardín de infantes; Gordon  Cowden (51); Jesse Childress (29); Jonathan Blunk (26); John Larimer (27); Matt McQuinn (27); Micayala Medek (23); Alexandre M. Sullivan (27 ); Rebecca Ann Wingo (32); y, Alexander Teves (24).

Cada uno dejó su historia como el que cumplió años (Sullivan) y un momento antes había posteado que iba a ser su mejor cumpleaños y que disfrutaría a Batman, dos que murieron cubriendo a sus novias (Blunk y MacQuinn), el que recién había salido del colegio (Boik), el padre de dos adolescentes (Cowden), el que era fanático del Hombre Araña (Teves) y así sucesivamente.

El asesino inicialmente fue encarcelado en el Centro de Detención de Arapahoe, bajo estricta vigilancia y lo protegieron de los demás reclusos. El 23 de julio de 2012, Holmes hizo su primera comparecencia en Centennial, Colorado, ante el juez William B. Sylvester. Se le leyeron sus derechos y no se le ofreció fianza. El juez emitió una orden de protección obligatoria y designó un defensor público.

Holmes no dijo nada y nunca miró al juez. Los cargos formales se presentaron el 30 de julio de 2012, incluyendo 24 por asesinato, 140 por intento de asesinato, posesión ilegal de explosivos e incitación a la violencia, esto ayudó a los fiscales para pedir mayor condena. Holmes fue hospitalizado tras intentos de suicidio en noviembre de 2012.

El 9 de agosto de 2014, los abogados de Holmes dijeron que su cliente padecía una enfermedad mental y que necesitaban más tiempo, mientras los fiscales decidían si pedían o no pena de muerte, pero  los familiares de las víctimas querían que se lo condene a cadena perpetua.

Juicio y condena

El 10 de enero de 2015, un juez encontró competente a Holmes para ir a juicio y durante el proceso se conoció que tras el tiroteo se hallaron 240 impactos de proyectiles, fragmentos de balas y municiones.

El 27 de marzo de 2015, los abogados del acusado expresaron que su cliente se declararía culpable para evitar la pena de muerte, mas los fiscales no se mostraron dispuestos a aceptar la oferta.

El 16 de julio de 2015, Holmes fue declarado culpable de 165 cargos, incluido asesinato en primer grado, después de 11 semanas de juicio, los argumentos de 250 testigos, la muestra de 1.500 fotografías y la proyección de 24 horas de video sobre el hecho.

El 7 de agosto se emitió el veredicto. Holmes fue sentenciado a 12 cadenas perpetuas sin posibilidad de libertad condicional y 3.318 años adicionales. Sus abogados presentarían una declaración de disminución de su capacidad.

Lonnie y Sandy Phillips, padres de Jessica (asesinada), luego de perder la demanda contra los que dieron las armas, denunciaron a 4 compañías de internet porque vendieron las municiones a Holmes. “Con sus negocios arman a gente, como este asesino”. (I)

ENLACE CORTO

Posesiones Presidenciales

Banner

Últimas noticias

Promo

Google Adsense