Jueves, 21 Septiembre 2017 00:00 Justicia

10 peritos rindieron sus versiones en el primer día de audiencia

Gladys Steffani y Juan Manuel Coni permanecen atentos a las versiones de los testigos convocados.
Gladys Steffani y Juan Manuel Coni permanecen atentos a las versiones de los testigos convocados. Foto: Miguel Castro / El Telégrafo

Los investigadores de la Fiscalía y Policía expusieron las pericias que ubican a José Luis P.C. en el lugar que asesinaron a las turistas argentinas.

Redacción Justicia

“Yo dije en febrero de 2016 y lo mantengo hasta ahora que en el doble crimen participaron no menos de 5 personas”, sostuvo Gladys Steffani de Karolys, madre de María José Coni, la turista argentina asesinada, en el balneario de Montañita, con su amiga y compatriota Marina Menegazzo.

Steffani y su hijo Juan Manuel Coni participan desde el martes último en la audiencia de juzgamiento contra José Luis P.C., el tercer implicado por la Fiscalía en los hechos ocurridos el 22 de febrero del año pasado.

La diligencia se desarrolla en la Unidad Judicial Multicompetente del cantón La Libertad, provincia de Santa Elena. También están pendientes de las versiones Renato Menegazzo y Cristina Lijdenes, padres de Marina. Además, de sus hermanas Leticia, Belén y Paula.

La progenitora de María José Coni, tras escuchar este martes las versiones de los 10 peritos de la Fiscalía y de la Policía de Criminalística, es cauta, pese a reconocer que los rastros genéticos de José Luis P.C. no están mezclados con los de las víctimas, ni con los de Segundo Ponce Mina y Eduardo de la A Rodríguez, sentenciados a 40 años de prisión en el primer juicio.

Sin embargo, Steffani reveló la existencia de una toalla encontrada en la escena del crimen que contiene un ADN puro que es compatible con el tercer procesado, cuya defensa legal aduce que el hallazgo de su perfil genético en la vivienda es porque habitó en el sitio y a la extracción de una muela, lo cual pudo  originar fluidos que él expulsó.

“La investigación indica que la extracción (de la muela) fue después del 22 de febrero... el médico (odontólogo) que lo atendió lo confirma”, expresó Steffani.

 En tanto, Antonio Gagliardo, abogado de José Luis P.C., indicó que los peritos no han podido demostrar la edad exacta de las muestras de ADN que ubican a su cliente en la escena del crimen. “Las muestras pueden ser de 10 años atrás y no están mezcladas con los ADN de las víctimas, ni de los otros procesados ya sentenciados, por eso estoy muy contento porque hemos desbaratado la teoría de la Fiscalía”.

El abogado destacó que los peritos expusieron que las huellas de José Luis P.C. halladas en las paredes de la casa están distantes a los rastros dactilares de las occisas y de los sentenciados.

“Las huellas encontradas en la casa no estaban agrupadas, los peritos han explicado y demostrado que existen distancias entre cada muestra de hasta un metro y medio. Una de las muestras de mi cliente estaba mezclada con otros perfiles genéticos distintos a los de las víctimas y de los ya sentenciados”.

Agregó que tampoco se ha demostrado si las muestras genéticas de mi cliente son de orina, sangre o heces fecales. “Lo único que vincula a mi defendido en estos hechos es que vivió en esa casa un mes antes de los hechos”.

Osiris Sánchez, uno de los jurisconsultos de los familiares de las víctimas, insistió en que lo único que hay hasta el momento es una muestra de ADN del procesado que lo ubica en la escena del crimen, lo cual deberá ser analizado técnicamente por parte de los jueces del tribunal.

“La Fiscalía ha mostrado las evidencias y pruebas, y esperemos qué deciden los jueces”, señaló Paula Menegazzo, hermana de Marina. (I)

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Google Adsense

 

Twitter ET