Lunes, 17 Octubre 2016 00:00 Justicia

300 docentes están encargados de la formación de los presos

1.864 privados de la libertad vuelven a las aulas de clases

Los internos asistieron a la inauguración del año lectivo custodiados por miembros policiales y los guías.
Los internos asistieron a la inauguración del año lectivo custodiados por miembros policiales y los guías. Foto: Carina Acosta / El Telégrafo

Según la ministra de Justicia, 8.000 internos de los centros de rehabilitación social retomaron sus estudios, porque la ‘educación es la llave de las celdas”.

Redacción Justicia

Las aulas de las unidades educativas del Centro de Rehabilitación Social (CRS), Regional Cotopaxi, serán ocupadas a partir de hoy por 1.864 personas privadas de la libertad (ppl) que inician un nuevo período educativo que incluyen alfabetización y los niveles correspondientes para culminar la primaria y la educación básica superior.

El miércoles último en el auditorio del Ministerio de Educación se inauguró el nuevo ciclo de estudios con la presencia de los privados de la libertad, las autoridades de los ministerios de Educación y Justicia, Derechos Humanos y Cultos, y los familiares de los presos.

La ministra de Justicia, Ledy Zúñiga, recordó que en 2014 había una tasa de 5% de analfabetismo en los centros penitenciarios. “Nos hemos propuesto terminar con esa tasa, vinculando a más ppl a los procesos educativos dentro de los centros”.

Indicó que 8.000 hombres y mujeres de los centros de rehabilitación social, a escala nacional, tienen la posibilidad de estudiar durante su etapa de privación de libertad, ya sea en la fase inicial, en alfabetización, en el bachillerato, incluso carreras universitarias. “Lo que ahora están haciendo es un reto, pues se dan la oportunidad de transformar sus vidas, la de sus familias y, con su ejemplo, la de sus compañeros”, dijo Zúñiga al inaugurar el año lectivo.

Freddy Peñafiel, viceministro de Educación, congratuló a los internos por el interés de continuar sus estudios en el contexto penitenciario. “Felicitaciones a las personas privadas de libertad que decidieron tomar el riesgo de volver a estudiar, en algunos casos, de comenzar a  descubrir que detrás de la poesía, literatura, geografía existe la libertad”, manifestó el funcionario.

El interno Stalin D., a nombre de sus compañeros de la Regional Cotopaxi, agradeció a las autoridades de Justicia y Educación, porque les permiten formar parte del sistema educativo ecuatoriano.

“Gracias por darnos la oportunidad de seguir con nuestros estudios y culminar el bachillerato”, expresó.

Familiar y docente se pronuncian

Mariana (nombre protegido), madre de una interna que lleva dos años privada de la libertad en la Regional Cotopaxi, reveló que su hija retomó sus estudios, pues forma parte del  programa de reinserción escolar. “Es difícil reconocer que mi hija está detenida. Lamentablemente se involucró con una banda delictiva, -quizá por nuestras condiciones económicas- la empujaron a cometer este error”.

La preocupación de Mariana es el futuro de su hija, pues no quiere que vuelva a la vida delictiva cuando recupere la libertad. “Quiero que mi hija sea una profesional. Ahora, creo que este sueño puede ser posible, pues este año retomó sus estudios, es una oportunidad y agradezco de corazón a las autoridades por darle un futuro”.

Mis alumnos son aplicados

Guido Sigcha, docente del centro educativo ‘Leonidas Proaño’, indicó que es una experiencia gratificante educar a los privados de la libertad.

Reconoció que al principio tenía dudas sobre el nuevo rol que cumpliría, pues desconocía si los estudiantes se acogerían al programa educativo. Después de tres años se siente satisfecho, porque sus alumnos son responsables y aplicados. “Ellos son seres humanos que cometieron errores, pero es necesario que se eduquen porque cambiará sus vidas”. (I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Promo

Google Adsense