Una cuadra de Guayaquil oferta lo necesario para fabricar zapatos

| 01 de Septiembre de 2017 - 00:00
Más de dos cuadras cubre el sector en donde se venden materiales para confeccionar calzado nacional.
FOTO: Foto: cortesía de Stéfany Zavala

En las calles Ayacucho entre Lorenzo de Garaycoa y 6 de Marzo se ubican más de 10 locales en donde se compra suela, pastillas, hormas, cauchos y cueros.

El sector tradicional en Guayaquil, en donde los artesanos pueden encontrar artículos para la elaboración de calzado, está ubicado en las calles  Ayacucho  entre Lorenzo de Garaycoa y 6 de Marzo.

En la zona existen más de 10 locales repartidos. Ahí los clientes pueden encontrar todo lo necesario para la confección de calzado.

El horario de atención es de 08:00 a 18:00. Estos locales son atendidos por personas que conocen sobre cuero y calzado.

En la línea de cadena de confección de calzado existen proveedores, vendedores de partes, vendedores de moldes, fabricantes y confeccionistas, mayoristas y  vendedores finales.

Varios de estos locales son rústicos y atendidos por personas de la tercera edad. Algunos ejercen el oficio por tradición, como Trajano Masabanda, quien atiende en su local en Lorenzo de Garaycoa 1911 y Ayacucho. Trajano tiene calificación artesanal y cuenta que a pesar de no generar ingresos para cubrir todo lo que él desea, al menos puede pagar sus deudas y seguir adquiriendo  materia prima para confeccionar calzado.

Relata que trabaja en esta actividad desde hace más de 40 años y que su pasión contrasta con la de las personas más jóvenes que también venden estos materiales.

Jossué Castro, de 38 años, se dedica al mismo negocio. Él no solo vende insumos nacionales sino que también importa cauchos y plantas de zapatos desde Perú, Colombia y China. Dice que los materiales importados le dejan mayor utilidad,

pero mientras unos venden cueros, suela y cauchos, otros se dedican a la venta de hormas. 

 Magda Arias es la propietaria de Hormas Arias y ahí vende insumos de madera de todo tamaño. Esta mujer, de 60 años, es oriunda de Ambato.  Expresa que parte de su familia reside en esa ciudad y que son ellos quienes las fabrican y se las venden. “Se trata de una artesanía nacional cuya principal competencia son las hormas plásticas importadas.

“Las ventas han disminuido, pero me alcanza para mantener el negocio y cubrir los gastos familiares”.

Otros locales comercializan suelas acrílicas y de poliuretano; cartones y plantillas; resortes y elásticos; líneas sintéticas, adornos; plantas bajas y altas; pegamentos e insumos. Cada local tiene su especialidad, pero en general todos comercializan al por mayor y menor.

 Felipe Vélez, vendedor del local Super Star, indica que entre los clientes que acuden a este sector están los pequeños artesanos, quienes tienen talleres en la periferia de la ciudad y realizan compras específicas para cubrir pedidos individuales. También acuden los confeccionistas pymes o considerados medianos, a quienes identifican porque ellos buscan comprar al por mayor pero no en cantidades industriales y  realizan combos para acceder a descuentos y adquirir material para cubrir toda la línea de producción de calzado.

Otros clientes, aunque poco frecuentes, son los estudiantes de las escuelas e institutos de confección de manufacturas y también de los centros estéticos y de moda. Ellos incursionan en el diseño de modelos y la venta de calzado bajo sus propias marcas. “Aquí mucha gente que conoce del oficio le da prioridad a la calidad del material”. (I)   

 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: