Sábado, 14 Enero 2017 00:00 Guayaquil

El personaje

"Soy el responsable de continuar con 42 años de tradición"

"Soy el responsable de continuar con 42 años de tradición"

Frank González Cedeño, vendedor de encebollados

Redacción País Adentro

Su primera relación con el negocio de su padre, Gonzalo González, inició a los 8 años, cuando veía que su madre ayudaba en la cocina. En esa época (hace 42 años) su progenitor se dedicaba a vender encebollados en 2 baldes grandes. No tenía local, trabajaba en la esquina de la 25 y la Sedalana. Luego se trasladó a la Francisco Segura, una calle más al este.

Dos años después compró una casa en el mismo sector y desde ahí se dedicó a vender el tradicional plato.

Una de las características del sitio es que desde ahí salieron los propietarios de 3 picanterías como la de Angelito, en la 11 y la Francisco de Marcos, otra en Portete y José Mascote, y una más en la 25 y la D.

“Son sobrinos de mi padre que trabajaron con él y luego decidieron instalar sus negocios”, dice Frank, quien tiene la responsabilidad de seguir con esta tradición”.

Blanca Ocaña, de 45 años, asegura que es clienta de esta picantería desde hace 35 años. “Recuerdo que a los 10 años, don Gonzalo me regalaba encebollado y aún soy su clienta”.  

Gustavo Hidalgo, de 62 años, es amigo y vecino de la familia, y asegura que con Frank y Joe, los 2 hijos del propietario está garantizado el negocio.

“Son jóvenes que han visto el trabajo del padre. Frank ya está hecho cargo del negocio y le va muy bien. Es el encargado del ir al mercado de  y de recibir las libras de pescado que vienen directo de la Península.

Estrella Andrade, quien trabaja en el lugar desde hace 15 años, dice que atiende a más de 100 personas por día. “Son 2 ollas completas que vendemos porque hay clientes de años”. (I)

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Portada

Lea la edición impresa

Portada impresa