Sábado, 21 Enero 2017 00:00 Guayaquil

Los agricultores de la 'Isla' están agradecidos por el nuevo puente

Los pobladores piden a la Prefectura el arreglo de la vía que conecta estas zonas unidas ahora por el puente.
Los pobladores piden a la Prefectura el arreglo de la vía que conecta estas zonas unidas ahora por el puente. Foto: William Orellana / El Telégrafo
Edward Lara Ponce

Los habitantes del recinto Boca de Piña están a poco menos de un mes de dejar en el olvido las dificultades  de llevar la cosecha a los pueblos.

Hacerlo, hasta hace unas semanas, era una hazaña, cuenta Benito Alvarado, de 49 años. Indica que en el inverno el agua llega hasta las rodillas y el lodo tapa una desatendida vía.

“Primero alquilábamos caballos o mulas para cargar los sacos de arroz hasta la orilla del río. Luego se contrataba una lancha que cobraba $ 3 por viaje para llevar los quintales a Salitre, Nobol y Daule”.

Alvarado, quien vive al pie del río, agregó que muchos productos se perdían en esta zona y no podían hacer nada para salvarlos.

Esto se repetía con otros recintos  donde, según datos del Municipio del cantón Daule, unas 600 familias están dedicadas a la producción agrícola.

Boca de Piña está rodeado de vegetación y de cultivos de arroz,  principal alimento de varias familias ecuatorianas. Además colinda con el recinto Guarumal que es conocido como la ‘Isla’. Una extensión de más de 10 km² rodeada de los ríos Jaboncillo y Paula, este último  afluente del Daule.

Ante la necesidad de contar con los medios para transportar las cosechas, la Municipalidad de Daule ejecutó la construcción de un puente carrozable de un carril de 60 metros de longitud y de 6 metros de ancho con un espacio peatonal de 0,75 cm, a un costo que bordea el $ 1’300.000.  

El director de infraestructura y obras públicas de la alcaldía, Juan Carlos Farias, se refirió a la importancia de esta obra, que le correspondía ejecutar a la Prefectura del Guayas, ente que tiene competencia en las zonas rurales, pero, ante la necesidad de la obra, se solicitó la autorización para proceder a la construcción.

“Era un pedido justo de los habitantes de los recintos aledaños. Antes ir a la cabecera cantonal era difícil para los agricultores quienes ahora tienen una alternativa de desarrollo, conectividad y movilidad”,  aseguró Farias.

También recordó que antes se usaba otra infraestructura. Un puente colgante metálico construido por los moradores del recinto Guarumal (la Isla) hace menos de 2 años. En el sector conocido como “Comegen” se utilizaba un puente de caña pero solo para verano; en invierno por temor a las crecidas del río, no se lo utilizaba.

“Ese puente fue un monumento al deseo de trabajo y superación de los habitantes de estas localidades”,  comentó Farías.

Una obra necesaria

La construcción del puente de bases metálicas con hormigón armado, tardó 12 meses y cuenta con iluminación y barandas de seguridad. Para su inauguración falta colocar la capa asfáltica y así iniciar los 30 años de servicio, tiempo de vida útil.

Farías agregó que se contrató fiscalización externa, adicional a la que realiza el Cabildo con el objetivo de constatar que la obra esté ejecutada a plenitud, según los requerimientos establecidos.

Para Lisbeth Alvarado, quien vive junto al puente, la obra generará progreso pero considera que el Municipio debe cumplir con la oferta que les hicieron a los habitantes.

“Nos dijeron que para no afectarnos nos iban a dejar con alcantarillado para que así el agua que baja por algunas de las paredes base del puente no ingrese a la casa o se acumule”, aseguró la mujer de 26 años.

Para René Tutivén, de 51 años de edad, la vida ha vuelto a este sitio que por muchos años ha estado olvidado por las autoridades.

Comentó que hace pocos días  enviudó y que debía a cumplir los trámites legales para el entierro de su esposa.

“Si bien es importante el puente,  no está todo el trabajo terminado. Falta la vía que conecta desde la carretera principal. Cuando llueve, el sector se vuelve intransitable, los carros se quedan botados, así que tocará usar nuevamente caballos. La  falta de las obras complementarias  afecta a los recintos Maravillas, Guarumal, Comegen, entre otros”,  dijo Tutivén.

Alejada de este problema Matilde, estudiante de 17 años, del colegio Daule, relató que estudiar lejos de la ‘Isla’ no solo era cuestión de salir más temprano, sino de tomar una lancha para cruzar el río Pula y luego un vehículo (camioneta, auto, moto) que la lleve hasta su colegio.

“Entro a las 12:00, para estar a tiempo y no llegar atrasada salía a las 10:30. Ahora puedo salir hasta A las 11:30 y llegó bien, a tiempo”, comentó la futura bachiller mientras despide a su hermano menor, quien la acompañó en caballo hasta pocos  metros del puente.

Edwin Vinueza, director Ambniental del Municipio de Daule, aseguró que para  construir esta obra se tomaron en cuenta los aspectos legales.

“Se hicieron estudios, se consideró lo que ordena la ley, tomando en cuenta el máximo nivel registrado del río para, a partir de eso, tener una referencia y hacer la construcción adecuada. Además se han hecho las verificaciones ambientales necesarias para evitar afectaciones a la flora y fauna de la zona”, comentó.

Por ahora, la ‘Isla’ dejará de estar separada del resto de recintos. Aunque eso sirve poco para evitar que el quintal de arroz baje de precio, su costo bordea los $ 24 con puente o sin él. (I)

ENLACE CORTO
Lectura estimada:
Contiene: palabras
Modificado por última vez:
Sábado, 21 Enero 2017 00:12

Banner

Últimas noticias

Portada

Lea la edición impresa

Portada impresa