Sábado, 01 Octubre 2016 00:00 Guayaquil

Jorge es un 'rey' con más de 3.000 controles remotos en su local

Jorge López tiene 10 años atendiendo en su local. Se ha leído todos los manuales de como operar los dispositivos.
Jorge López tiene 10 años atendiendo en su local. Se ha leído todos los manuales de como operar los dispositivos. Foto: Alfredo Piedrahíta / El Telégrafo

Desde hace 10 años, López y su esposa. María Auxiliadora Salazar se dedican a vender y reparar estos aparatos electrónicos.

Redacción Guayaquil

El rostro de desconsuelo de David Fernández cambió en tan solo un minuto. Este cubano de 31 años llevaba una semana buscando un control remoto para una televisión que trajo desde su país. Había recorrido todos los locales de la Bahía. Había buscado en casas comerciales y hasta en la “cachinería”, pero nadie dio en el clavo. Un comerciante informal le recomendó ir hasta Junín 456 y Baquerizo Moreno a  un local exclusivo de venta de controles remotos. Le aseguró que si no lo encontraba ahí no buscara más.

Fernández llegó el lunes en la mañana al local de Jorge López, más conocido como el ‘Rey del control remoto’. Según López, el televisor del cubano es de marca rusa, y tiene al menos 25 años de antigüedad. Pero la mejor noticia es que sí tiene el aparato que lo hace funcionar.

“Lo tengo aquí, es un control de marca Panda, que solo sirve a los televisores que traen los cubanos”.

La historia detrás del local

Ser reconocido como el ‘Rey del control remoto’ data desde 2006, año en que escogió dedicarse por completo a esta actividad. El local fue  fundado por el argentino Marcelo Pupulín, quien lo tenía en Junín y Boyacá en 1982, hasta que en 2006 decidió cerrar el local y dejar el negocio. Una de las asistentes es la manabita María Auxiliadora Salazar, esposa de López. Ellos heredaron el negocio, le cambiaron el Registro Único de Contribuyentes (RUC) y empezaron a trabajar juntos.

Primero investigaron todo lo relacionado con controles remotos, recuerda López. “Fue una tarea complicada que iniciamos junto a mi esposa. Buscamos cómo decodificar los aparatos para saber cuáles son compatibles. Así hemos ganado fama. Además nosotros le vendemos algo garantizado. Si no le funciona lo cambiamos o le devolvemos el dinero. Lo que no ocurre con los comerciantes”.

David Fernández considera que el lugar da soluciones y que no se trata de un simple local comercial que desea vender un producto.

“Me atendieron bien, me buscaron el aparato que necesitaba y eso me deja muy tranquilo”.

López compra controles remotos los repara y luego los vende. Muchas personas los llevan porque se los encontraron, se cambiaron de casa o el televisor se dañó.

Aclara que tiene controles remotos de equipos de sonido, acondicionadores de aire y hasta de puertas de garaje.

Cada día llegan hasta su local entre 50 y 60 clientes. Pocas veces se van con las manos vacías. Su esposa, asegura que siempre busca solucionar los problemas.

“Revisamos y vemos si es compatible. Yo los reparo si están averiados”.

López no ha estudiado nada relacionado con electrónica pero se considera un lector incansable de todos los avances que existen.

“Tengo un manual en el que se establece cómo decodificar estos aparatos. No soy un mago pero la mayoría de mis clientes se van satisfechos”.

“Tanto en la Bahía como los comerciantes ambulantes me recomiendan. Recuerdo que cuando salieron los controles universales parecía la solución, pero estos no realizan todas las funciones del aparato matriz. No quiero sonar presumido  pero soy el ‘Rey del control remoto’, si no lo tengo es difícil que lo encuentre. (I)

ENLACE CORTO