Miércoles, 12 Octubre 2016 00:00 Guayaquil

El concurso solicita el Suministro, colocación e Integración de equipos

En un mes se sabrá quién instalará los semáforos

El Municipio coloca los postes, en Urdesa, para que la empresa ganadora instale el sistema.
El Municipio coloca los postes, en Urdesa, para que la empresa ganadora instale el sistema. Foto: José Morán / El Telégrafo

En la actualidad hay 7 marcas de estos equipos, lo que limita la planificación adecuada del tránsito.

Redacción Ciudadanía

Aunque hace exactamente un mes se publicó en el portal de compras públicas el concurso para la semaforización de las calles de la ciudad, el plazo estimado para la adjudicación vencerá el próximo 18 de noviembre, a las 17:00.

El  objetivo del proceso es seleccionar el proveedor que realice el suministro, instalación e integración de equipos para la red semafórica. El proyecto integrará las marcas y modelos que sean compatibles con el sistema que ya posee la entidad municipal.

Es decir que los equipos estarán integrados para responder a un solo “cerebro”. Así se podrán sincronizar los semáforos de las vías. Si una calle está más congestionada todos los semáforos estarán en verde.

El presupuesto para ejecutar la obra es de $ 8’820.404,77 e incluye la adquisición de equipos, software e integración del sistema, pero no contempla la colocación de los postes en donde serán instalados. Esta obra la realiza el Cabildo porteño.

Además, según los requerimientos, la tecnología de equipamiento y software que se proponga debe ser totalmente abierta y de uso comercial general. Con ello se garantiza que en caso de que haya crecimiento del sistema semafórico, la Agencia de Tránsito Municipal no dependa de un único proveedor para implementarlo.

Modelos y marcas

Según los antecedentes que se argumentan en la licitación, subida en el Portal de Compras Públicas, la complicación del tránsito surge por las diferentes marcas y modelos de semáforos que hay en la ciudad.

La variedad no constituye un problema, pero la tecnología que se emplea  impide la comunicación entre los diversos controladores y por ello no permite la planeación adecuada de las tareas de ingeniería de tránsito. Ante esta necesidad se requiere que los postulantes presenten ofertas para suministrar equipos y una plataforma informática que integre los semáforos.

Otro aspecto que se detalla en los requisitos del concurso es que la implementación debe realizarse en  10 meses y contar con una operación asistida de seis meses. También se incluye la creación de corredores viales que aseguren tiempos promedios de viaje.

Con todo ello se prevé que el tránsito fluya con más agilidad y que desde una sola base se tenga el control del flujo vehicular. (I)  

ENLACE CORTO