Sábado, 01 Octubre 2016 00:00 Guayaquil

El personaje

El esmeraldeño que le pone sabor a coco a los días calurosos

El esmeraldeño que le pone sabor a coco a los días calurosos
Redacción Guayaquil

Para muchos su rostro es conocido, en especial para quienes acuden a las instalaciones de la Comisión de Tránsito del Ecuador (CTE) a realizar algún trámite. En la vereda del frente, en la esquina de Chimborazo y Cuenca, atiende desde hace 28 años Míster Palma.

Viste pantalón y camisa blancos, corbata, zapatos y sombrero. Tiene 56 años de edad y desde hace 35 arribó de su natal Esmeraldas. Se inició como ayudante de albañilería, pero pronto se dio cuenta de que no tenía futuro. “Era un trabajo muy forzado y de poca paga”.

Con un pequeño capital compró un balde y se dedicó a vender jugo de coco por toda la ciudad. Recorría desde el centro hasta la CTE. “Me di cuenta de que en la tarde muchos choferes llegaban a pagar sus multas.

Willian Cercado, quien es su cliente desde hace 20 años y trabaja conduciendo un taxi, dice que la clientela se la ha ganado no solo por lo exquisito que es el jugo de coco, sino también porque es un hombre que trata bien a los clientes.

Palma, además de vender jugos de coco, también ofrece cocadas y galletas.

Delia Onofre, quien trabaja en un estudio jurídico, asegura que es asidua clienta. “En las tardes llegan de todas partes a calmar la sed”.

Palma recuerda que su negocio logró crecer gracias a su esfuerzo. “Estoy bordeando las 3 décadas en esto. He sacado adelante a mi familia y a mis 8 hijos. Tengo 2 ayudantes, un vecino y mi hijo menor. Soy cristiano y todos los días me levanto pensando en un mejor porvenir y para eso trabajo con ahínco”. (I)

ENLACE CORTO