Un comité recabará fondos para el mantenimiento de la infraestructura

Cruz de 0,7 toneladas será colocada en una cúpula de la Catedral

| 26 de Agosto de 2017 - 00:00
El objeto será levantado a una altura de 70 metros con una maquinaria que soporta 200 toneladas.
FOTO: Foto: Karly Torres / EL TELÉGRAFO

Los trabajos durarán entre 5 y 8 horas y la ATM dispondrá el cierre de las calles aledañas. Para la restauración del objeto se usó el 98% del material original.

Una grúa de 100 metros de altura, que soporta un peso de hasta 200 toneladas, será la maquinaria que se utilizará hoy para montar la cruz metálica que cayó el pasado 8 de enero desde la cúpula norte de la Catedral.

Aquel día un helicóptero intentó retirar la estructura usando cables, pero un golpe de aire ocasionó que se quemara un rotor, el motor se apagó, por lo que el piloto decidió soltar el objeto para evitar un percance mayor.

Tras casi cinco meses del accidente se inició el proceso de reconstrucción de la cruz y la base, explicó Vicente Adum, gerente de Metalco. Se mantuvo en reserva el costo de la evaluación de daños que fue asumido por la empresa.

Explicó que en la evaluación de daños se encontraron “deformaciones puntuales en piezas forjadas decorativas, torceduras importantes en el anclaje de la cruz y destrucción total de la base metálica”.

Los trabajos realizados incluyeron la restauración del símbolo en la que se utilizó el 98% del material original. Además se procedió a la reconstrucción de una nueva base, reparación de la placa de la cúpula y el ensamble de las piezas.

Como novedad, la cruz fue revestida con un epoxi fenólico (pintura de alta resistencia al calor extremo y humedad) de color blanco. Adum no descartó colocar la misma capa en la escultura de la cúpula sur.

Para la colocación de la estructura la empresa ‘Grúas Atlas’ facilitó la maquinaria que levantará un total de 0,7 toneladas a una distancia de 70 metros, desde el nivel del suelo, por lo que la capacidad de la grúa “es muy superior a lo que se necesita”, afirmó Adum.

Las maniobras para el montaje tomarán entre 5 y 8 horas, a partir de las 06:00. Se contará con el apoyo de 10 personas, entre ingenieros, operadores y soldadores.

Adicionalmente, la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM) dispondrá un operativo para trasladar la cruz y cerrará las calles aledañas a la Catedral. La restricción vehicular se extenderá por las calles 10 de Agosto y Clemente Ballén (desde Boyacá hasta Chile), y Chimborazo (entre 10 de Agosto y Clemente Ballén).

Las actividades en la Catedral estarán suspendidas mientras duren los trabajos, manifestó monseñor Luis Cabrera, arzobispo de Guayaquil. Tras la instalación de la cruz   se colocará la mampostería en las semanas siguientes.

La Arquidiócesis resaltó que el Municipio local financió los estudios técnicos de la estructura de la Catedral, tras el sismo del 16-A. En base a los resultados de la investigación se realizó un informe para el mantenimiento y reposición de los elementos de la iglesia.

Para esta parte de las labores se requeriría un monto de  $ 950.000. Monseñor Cabrera indicó que para obtener los fondos se conformó el comité Pro-Catedral de Guayaquil y la primera de las actividades para conseguir los recursos se efectuará el 20 de octubre próximo en el Hilton Colon.

Acotó que por la antigüedad de la infraestructura y el sismo del año pasado, “es necesario intervenir en el mantenimiento de los elementos, como vigas, ménsulas, mampostería, vitrales y cúpulas”. En cuanto al arreglo del baldaquino se tomarán en cuenta las recomendaciones del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural (INPC). (I)