Lunes, 17 Octubre 2016 00:00 De7en7

Mundo Tecno

Sin Steve Jobs, Apple va por un mejor camino

Sin Steve Jobs, Apple va por un mejor camino

El fundador de esta compañía, Steve Wozniak, dijo que la ausencia de su amigo ha tenido un impacto positivo en la multinacional. Hay innovaciones que Jobs nunca habría permitido.

Redacción de7en7

Cuando en 2011 falleció Steve Jobs, los fanáticos de la compañía de la manzana no podían ocultar su preocupación por el rumbo que tomaría la multinacional sin su líder. Razones no les faltaba: Jobs trataba a Apple y a sus productos como si fueran sus hijos. Así lo hizo con Lisa, su primera computadora personal, la cual sentó las bases para la creación de Apple Macintosh, la primera con mouse, que después evolucionaría en las Mac, las laptop que parecen no pasar de moda; Jobs revolucionó el mercado de la telefonía móvil con el iPhone, y fue también el inventor del iPod. Pero, a cinco años de su muerte ¿cómo ha evolucionado la compañía? ¿Qué ha cambiado y qué no?

Uno de sus amigos más cercanos, Steve Wozniak, cofundador de la compañía Apple, ingeniero, filántropo, empresario e inventor, dijo, hace un año, que la desaparición de Jobs ha tenido un impacto positivo.

En una entrevista al diario español El Mundo, indicó que “ahora tenemos un nuevo Apple que hace poco estuvo a punto de dar un gran paso sobre un escenario con U2”.

Wozniak dijo, además, que cuando dijeron que querían llevar la música al mundo entero, se emocionó, porque pensó que Tim Cook iba a anunciar que iTunes estaría disponible para Android, pero no, en realidad solo dijo que iban a regalar el álbum de U2.

“Aún así, van por mejor camino. Creo que Apple ha cambiado como compañía en su manera de concebir sus productos y en su apertura hacia otras marcas. Y creo que en el futuro van a estar cada vez más abiertos. Se están volviendo más generosos, con nuevas prácticas más humanas para mejorar el trato de sus empleados. Por eso, realmente admiro los cambios que están implementando”.

Según el informe anual que la consultora de marcas Interbrand elabora sobre las 100 mejores marcas del mundo (Best Global Brands), Apple es “la marca mejor valorada a nivel mundial”. Incluso aumentó un 5% con respecto al año anterior y, según el análisis, la razón es el ecosistema de sus productos y es el cuarto año consecutivo que la firma encabeza el ranking.

“Las marcas más fuertes son aquellas que tienen los sistemas de negocio más consistentes y Apple lidera en consistencia”, afirmó la consultora.

La firma también coronó este año la clasificación de la revista Fortune de las compañías “más admiradas del mundo” (colocándose en el primer puesto por noveno año consecutivo), por su “capacidad de innovación, gestión de personas, uso de activos sociales, solidez financiera y calidad de productos”, entre otros factores.

Desde que Tim Cook tomó las riendas de Apple, esta compañía ha ampliado sus líneas.

Hay tres tamaños de iPhones, tres de iPad y tres chasis de portátiles con diferentes pulgadas.

El Apple Watch no solo llegó en dos tamaños desde el primer momento, sino que cuenta con tres líneas de producto y multitud de correas. Según la página El Confidencial, fueron muchas las voces que pronosticaron que con la muerte de Steve Jobs se iría buena parte de la esencia de la compañía, y que vaticinaban que perdería la magia para convertirse en un fabricante más. Pero lo cierto es que la silenciosa toma del timón de Cook ha sido, en realidad, revolucionaria.

Cook ha tomado decisiones vetadas en el pasado por su mentor y que nunca se hubieran planteado en la etapa de Jobs.

La primera es la referente a los tamaños de los dispositivos iOS: el difunto cofundador de Apple se negó a reducir el tamaño del iPad por un lado, y de aumentar el del iPhone. Una cuestión de principios que muy pocas voces se atrevían a rebatir conociendo las malas pulgas que gastaba el jefe.

Según el libro Apple, el legado de Steve Jobs: la verdad sobre cómo funciona la empresa más admirada y hermética de Estados Unidos, hay ciertas cosas que Apple puede hacer para seguir adelante y eso significa que la empresa esté dispuesta a revolucionarse a sí misma.

“Sus ejecutivos todavía tienen que aprender a no preguntarse ¿qué haría Steve y dedicarse a pensar en lo que a ellos les parece mejor”.

Lo interesante es que el mismo Tim Cook ha decidido tomar distancia de las ideas de su mentor.

En una ocasión, dijo a los empleados que el último consejo que le dio Steve Jobs fue que nunca preguntara que había hecho él; que hiciera lo correcto y punto. Uno de los grandes desafíos para Apple es adaptarse a los nuevos tiempos y estos exigen, cada vez más, que se convierta en un sistema más abierto.

Steve Jobs decidió en 1991 que Apple fuera un ecosistema  cerrado, donde el software y el hardware estuvieran integrados. Esta decisión   implicó que los productos de la manzana  fueran incompatibles con los demás productos del mercado.

Este esquema cerrado fue lo que definió a Apple durante años (hasta la llegada del iPhone y las aplicaciones desarrolladas por terceros) y diferenció a la compañía de otras.

El motivo que defendió públicamente Jobs para justificar la incapacidad de los productos Apple de interactuar con otros productos de otros fabricantes de software o hardware fue que creando un sistema integrado y controlando todos los aspectos de la producción y el diseño era la única forma de crear grandes productos.

Este argumento ha sido cuestionado por sus detractores, quienes aseguran que Apple ha instaurado un reinado basado en una red cerrada y que su posición de privilegio obedece a que Jobs atacó la posición dominante de una empresa en horas débiles: Microsoft.  Quizás en algún momento, Apple se vea obligada a dar un giro.

Contra Apple

La empresa de la manzana ha recibido ataques por todas partes, pero tiene seguidores y detractores ya sea por sus precios o por su férreo control del producto.

Antes de Apple, las computadoras eran un amasijo de interruptores y luces, con distintos componentes que el usuario —generalmente personas interesadas por la informática y la electrónica— tenían que ocuparse de ensamblar.

El Apple I, presentado en 1976 en el Homebrew Computer Club de Palo Alto ya venía soldado y permitía conectar de manera sencilla un monitor y un teclado.

Apple convirtió las máquinas en electrodomésticos. El Apple II, que llegó en junio de 1977, fue la primera computadora pensada para el hogar.

Etiquetas:

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Twitter

Twitter

epaper

Google Adsense