Militares fueron liberados sin violencia

- 29 de enero de 2017 - 11:29
El subteniente Luis Rodríguez habla por celular en Quito con algún allegado, tras su liberación de la retención que sufrió en Morona Santiago.
Foto: Miguel Jimenez / El Telégrafo

Los dos militares que fueron secuestrados por un grupo armado irregular en Taisha (Morona Santiago), el 21 de enero, llegaron el domingo 29 de enero a Quito tras ser liberados el sábado último. Esta semana tienen previsto rendir declaraciones ante la Fiscalía General del Estado.

El secuestro de los subtenientes Luis Rodríguez y Paúl Pazmiño se realizó como una medida para lograr la liberación de Agustín Wachapá, quien -actualmente- afronta un proceso legal por los incidentes del pasado 14 de diciembre.

Ese día, un grupo armado irregular, ajeno a la comunidad shuar, abrió fuego contra un contingente policial que acudía a controlar la toma del proyecto minero ‘San Carlos Panantza’. El ataque dejó un policía muerto y 7 heridos.

Días atrás, César Navas, ministro Coordinador de Seguridad, y Ricardo Patiño, ministro de Defensa, instaron al grupo irregular a liberar a los militares pacíficamente.    

Este llamado tuvo eco, ya que anteayer, los soldados se reencontraron con sus familiares en el Hospital Militar de Puyo y, allí mismo, recibieron atención médica.

Felipe Vega de la Cuadra, viceministro de Defensa Nacional, manifestó que los subtenientes fueron entregados por sus captores sin condiciones ni negociación alguna.

También fue entregado el equipo militar sustraído a los militares el 21 de enero, cuando fueron a socorrer a dos de sus compañeros (Milton Catota y Jhon Vélez), que un día antes habían sido secuestrados en la comunidad de Yunkuanpais.

Ayer, Rodríguez y Pazmiño fueron trasladados al Hospital Militar, en donde recibieron atención médica.

El ministro Navas detalló afuera de la Sala Protocolar del aeropuerto de Tababela, que en los 8 días de su retención los militares pasaron en una habitación en donde recibieron “presiones psicológicas”, ya que sus raptores rechazaban que su líder (Wachapá) estuviera detenido en la cárcel de Latacunga, en supuestas condiciones inhumanas.

“Las comunidades han sido manipuladas y desinformadas. Por ejemplo, les decían (a los militares) que Wachapá pasa desnudo y maniatado en la cárcel de Latacunga”.

Navas explicó que el proceso de liberación fue fruto de conversaciones con los líderes de las comunidades (shuar y achuar). “No es que las comunidades están en contra, era particularmente una persona. Los líderes rechazaban que estén secuestrados los dos oficiales”.                        

Tras la liberación, el ministro de Defensa, Ricardo Patiño, advirtió en su cuenta de Twitter que “este secuestro no quedará en la impunidad. La libertad y dignidad de las personas es innegociable y en Ecuador nadie está por encima de la ley”.

Ante la proximidad de las elecciones (el 19 de febrero), Navas reconoció que el Estado de excepción -que rige en Morona Santiago desde el pasado 14 de diciembre del 2016- seguirá, al menos, hasta el 12 de febrero.                        

“En días pasados tuve una reunión con Juan Pablo Pozo, presidente del Consejo Nacional Electoral (CNE). Vamos a realizar un análisis de cómo está la situación para ver qué medidas se toman de parte del Ejecutivo. Queremos que las actividades se normalicen”. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: