Reportaje desde la República Popular China

La 'trampa de la renta media' y Tucídides

- 18 de noviembre de 2016 - 00:00
Cada vez más oficinas públicas chinas se manejan con sistemas digitales integrados. En la foto, funcionarias del Centro de Promoción de Inversiones de Shanghái.
Fotos: Hernán Ramos / El Telégrafo

Los dos desafíos del desarrollo chino: i) redistribuir más y mejor la riqueza entre su población; ii) administrar bien el poder mundial alcanzado, sin confrontar con EE.UU., la potencia dominante.

Calles y avenidas; restaurantes para mil presupuestos; enjambres de negocios de todo porte; oficinas públicas y privadas; ir y venir de miles de personas... son elementos que reflejan a la dinámica sociedad china.

Sin embargo, detrás del gran crecimiento y el desarrollo económico, trazados al milímetro por el Partido Comunista Chino, se debaten varios problemas derivados del “milagro” económico del gigante asiático, entre ellos, la “trampa del ingreso medio”, y la “trampa de Tucídides”.

En el primer caso, el concepto de “trampa de la renta media” lo acuñó el Banco Mundial (BM) en 2006. En resumen: hay países que, tras alcanzar un PIB per cápita de $3.000, se estancan y no pueden escalar a países de renta alta. Según el BM, los países con PIB per cápita menor a $ 824 son de renta baja; entre $ 825 y 3.254 son de renta media baja; de $ 3.255 a 10.064 son de renta media, y los que superan los $ 10.065 son países de renta alta.

¿En qué grada de la escalera está China hoy y cuál es el riesgo de que el país crezca, aunque la distribución de la riqueza se estanque?

1978 fue el año de inflexión. Ahí se marcó el inicio del proceso de reforma y apertura de la economía. Desde entonces, China crece, igual que la inversión, el crédito y el consumo. Su comercio exterior es dinámico a tal punto que ya desplazó a Alemania como primer exportador mundial. Pero en la clase dirigente de Beijing hay conciencia de algo: a menos que se hagan los ajustes del caso, no hay garantía total de que este conjunto de elementos permitan una mejora estructural y a largo plazo de la renta de toda la población. En esa línea va el Gobierno: superar la trampa de la renta media, para elevar la calidad de vida de la población. La reforma tributaria es una de las herramientas en camino.

El antecedente es auspicioso para los estrategas chinos. La mejora del PIB per cápita tiene un ritmo acelerado: pasó de $ 930 en el 2000 a $ 7.575 en 2014. Las autoridades económicas esperan cerrar el 2016 con una cifra equivalente a la de un país de renta media alta.  

¿Dónde están los riesgos? El crecimiento económico chino enfrenta dificultades, como el alza del costo de la fuerza laboral; el uso intensivo de recursos materiales y naturales, con una seria y directa afectación del medioambiente; dificultades para acceder a nuevos mercados, sobre todo si se activan las políticas proteccionistas en los bloques o países de gran tamaño y alto poder de compra, etc.

Otro factor a tener en cuenta es el envejecimiento de la población: en 2012, la cantidad absoluta de población activa en edad laboral bajó 3,5 millones de personas. En 2013 y 2014 siguió la tendencia. La reducción de la fuerza laboral, el envejecimiento de la población, la baja de la productividad laboral afectan el crecimiento. El Gobierno lo sabe y trabaja en su propia estrategia para no perder terreno.

En cuanto a la trampa de Tucídides, la célebre advertencia que hizo el gran historiador griego sobre los riesgos para la paz, cuando un poder emergente (China) desafía al imperio dominante (EE.UU.), el mensaje chino no deja dudas: ni choques ni guerras; cooperación, sí. La cautela china luego del triunfo de D. Trump es solo un botón de muestra... (I)

LOS DOS PARÁMETROS ECONÓMICOS

El PIB por persona de $ 825 a $ 3.254 ubica al país a nivel de renta media baja. De $ 3.255 a $ 10.064 le ubica en renta media. Esta es la definición de Renta Media Baja y Renta Media, según los parámetros del Banco Mundial

En el 2000, el PIB per cápita de China llegó a $ 930. En 2014 subió a $ 7.575. Para 2016 la cifra subirá y el país pasará de renta media baja a renta media. Tendencia de la renta en China Popular Según estadísticas oficiales. (I)

La figura comercial del exfutbolista David Beckham, en el aeropuerto internacional de Shanghái, antes de las reformas y la apertura, era simplemente impensable. Foto: Hernán Ramos / El Telégrafo

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: