El alcalde Jaime Nebot defendió el llamado a consulta popular

Moreno ve a Guayaquil como la capital de la reconciliación

- 10 de octubre de 2017 - 00:00
Después de varios años, autoridades locales y nacionales coinciden en la sesión solemne por la Independencia de Guayaquil. En el acto estuvo el Presidente de la República, el de la Asamblea y la Vicepresidenta (e).
Foto: Miguel Castro / EL TELÉGRAFO

Durante la sesión solemne por los 197 años de independencia de la ciudad se firmó el acuerdo público-privado para el dragado del sector Los Goles.

En el marco de la sesión solemne  por los 197 años de Independencia de Guayaquil se firmó, ayer, el acuerdo público-privado para el dragado de la zona de influencia del Puerto Marítimo. Específicamente se refiere a la limpieza de la zona  Los Goles, lo que mejorará el calado hacia los puertos de la ciudad.

El alcalde Jaime Nebot agradeció la presencia del presidente de la República, Lenín Moreno, en la sesión solemne y aprovechó la oportunidad para defender el llamado a consulta popular argumentando que el pueblo es el debe decidir y no los gobernantes o los políticos de turno.

Nebot defendió cada una de las 7 preguntas planteadas por el Ejecutivo y dijo que los ecuatorianos darán un rotundo Sí al plebiscito.

El burgomaestre hizo una serie de pedidos al Gobierno Central, entre los que destacó la seguridad jurídica en referencia a devolver a los organismos internacionales la facultad de dirimir en los conflictos que surjan entre las empresas nacionales y extranjeras. Esto en referencia a los centros de arbitrajes internacionales.

Nebot también pidió la rebaja de impuestos innecesarios, aunque no especificó ninguno. Lo que sí dijo es que se deben sincerar las tarifas eléctricas, porque en estas hay una especie de impuesto escondido. Sostuvo que al abaratar los costos se aumenta el consumo y ello compensa lo que se consideraría como pérdida de ingresos para el Estado.

Otro de los cambios que propuso el Alcalde de Guayaquil es “ampliar las fronteras del empleo” y con ello se refiere a dejar a voluntad del empleador y el empleado los acuerdos laborales y la fijación de las reglas de contratos. Es decir, insistió en la flexibilización laboral. Consideró que no se trata de permitir la explotación laboral.

El alcalde Jaime Nebot también destacó como importante no volver a permitir que el Estado Central disponga de los dineros privados y con ellos se refirió a los fondos de los maestros, de los jubilados y de las utilidades de los trabajadores privados.

Por último, Nebot recalcó en la importancia de reducir el tamaño del Estado. Consideró que el Estado ecuatoriano es obeso y que bajar el gasto público ayudará a mejorar las condiciones de las arcas fiscales.

En otra parte de su discurso, Nebot también definió y redefinió la palabra revolución en clara alusión al anterior gobierno.

Mencionó a poetas y líderes socialistas para explicar que la revolución no es esa lucha de clases, sino el progreso del ser humano y en su discurso incluyó hasta al líder revolucionario sudafricano Nelson Mandela.

Capital de la reconciliación

El presidente de la República, Lenín Moreno, dio su discurso durante la sesión solemne, que se celebró en el Palacio de Cristal, a la que asistieron funcionarios locales, provinciales y nacionales, líderes y dirigentes de los distintos barrios de Guayaquil.

El Mandatario recordó que Guayaquil es la capital económica del país, pero que a partir de ahora es además la capital de la reconciliación entre los ecuatorianos.

Descartó que en esta ciudad se inició el diálogo nacional y rechazó que se pretenda utilizar el regionalismo como una forma de dividir a los ecuatorianos.

“El regionalismo (como apropiación de una región) no tiene cabida en este Gobierno”, dijo el Jefe de Estado.

Moreno, al igual que Nebot, también anunció más obras para Guayaquil, entre las que destacó el inicio del programa de salud ‘Médico del barrio’ en la parroquia rural de Tenguel.  

Anunció la construcción del puente llamado Cruce Sur, que unirá los sectores del sur de la urbe porteña con el vecino cantón Durán y que la inversión llegará a los $ 800 millones.

Otro de los puntos a los que se refirió el presidente Moreno es a las obras de desarrollo portuario, las cuales incluyen el dragado del sector Los Goles, en el Golfo de Guayaquil, y un nuevo astillero.

El anuncio provocó el aplauso de los asistentes que se agolparon en la Plaza de la Integración, junto al Palacio de Cristal. El Gobierno Nacional aprobó el proyecto y otorgamiento de los beneficios y estímulos contemplados en la ley, a la alianza público-privada para dragar el canal de acceso a los puertos de Guayaquil.

Esta es una medida para menguar las inundaciones, destacó Lenín Moreno, en su discurso que duró 28 minutos.

Destacó el plan de desarrollo portuario, “con seis proyectos integrados como una zona especial de desarrollo, un nuevo astillero y un instituto tecnológico relacionado con esta actividad, el comercio exterior y el turismo.

Más policías

En cuanto a la seguridad, Moreno indicó que se realiza un promedio de 73 operativos diarios y que a finales de octubre se incorporarán 700 policías a la vigilancia del cantón. Asimismo, se refirió a que el 16 de octubre empezará en la parroquia Tenguel el programa ‘Médico del barrio’.

En cuanto a la educación informó que pronto habrá 16 nuevas instituciones, de las cuales cuatro serán unidades del milenio. “Solo en este año invertiremos $ 291 millones en Guayaquil en esta área”.

Además, seguimos recuperando junto con la Alcaldía, el estero Salado y la isla Santay con la implementación de 40 islas flotantes que disminuirán la contaminación.

Moreno se refirió a la inversión de $ 800 millones en la construcción del puente del sur. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: