El ministerio de trabajo analiza lA SITUACIÓN de los empleados de toda la función pública

En la Vicepresidencia solo se habla la situación laboral y de Jorge Glas

- 15 de Septiembre de 2017 - 00:00
Escasa actividad se observa, tanto en el ingreso como en las oficinas de la Vicepresidencia de la República.
Foto: John Guevara / EL TELÉGRAFO

La carga de los colaboradores disminuyó luego de que el Jefe de Estado le quitara las delegaciones al Segundo Mandatario, excepto para quienes llevan la agenda de comunicación.

Quito - Guayaquil.-

Incertidumbre y hermetismo. En ese ambiente laboran los funcionarios y empleados de la Vicepresidencia, luego de que el presidente Lenín Moreno, mediante decreto ejecutivo N° 100, quitara  todas las atribuciones y delegaciones al segundo mandatario, Jorge Glas, el pasado 3 de agosto.

Luego de 43 días de la acción, los servidores públicos no ocultan su temor a un eventual despido. Aseguran que el ambiente laboral es complicado y desconocen su futuro, tanto quienes tienen contratos ocasionales y nombramientos provisionales, como aquellos que gozan de nombramiento definitivo.  

Servidores consultados que prefieren la reserva de sus nombres aseguran que al menos una docena de trabajadores de Petroamazonas, que cumplían funciones en la Vicepresidencia, fueron notificados para que regresen a la empresa pública.

A otros, en cambio, les anunciaron su destitución del cargo. “A excepción de una señora embarazada”, según un empleado que se identificó solo como Carlos.
Mariela (nombre protegido), quien tiene contrato ocasional, asegura que ha buscado trabajo en 3 empresas, sin embargo -dice- por tener relación con la Vicepresidencia le cierran las puertas.

En los pasillos del viejo edificio de la calle Benalcázar, en el casco colonial, el rumor es cotidiano. Lamentan que el departamento de Talento Humano no les informe sobre la situación laboral.

Allí creen que el número de empleados se reducirá a 100 personas, es decir, más de la mitad de los que hay en la institución actualmente. También se comenta puertas adentro que habría reducción en el número de conductores.

Sin embargo, a ellos les informaron que serían reubicados en otras carteras de Estado.

La mayoría del personal de despacho regresó a Guayaquil, su ciudad de origen, para encargarse de la agenda de comunicación del Vicepresidente.

Según el grupo de información  (WhatsApp) de esta institución, desde el 22 de agosto hasta el 14 de septiembre se contabiliza la participación de Glas en 18 entrevistas (televisión y radio). En esa planificación no consta la reunión que mantuvo el pasado miércoles en Lumbisí (Quito) con sus coidearios.

En ese lapso atendió en despacho tan solo en 2 ocasiones.

Tras la decisión del Primer Mandatario de quitarle a Jorge Glas la responsabilidad de la reconstrucción de Manabí y Esmeraldas, así como del Consejo Consultivo, Productivo y Tributario, hubo cambios en las denominaciones.

Los subsecretarios y asesores ahora son llamados gestores de gobierno. “Los únicos que están tranquilos son los de seguridad”, sonríe Carlos, quien lleva 3 años en dicha dependencia.

Entre los empleados hay quienes defienden a Glas, pero también detractores, aunque coinciden en que de lo único que se habla es de la situación del Vicepresidente y del tema laboral.

Al no tener funciones, los viajes cesaron, aunque por las actividades que tiene el Vicepresidente en los medios de comunicación se trasladan ya no en avión, sino por vía terrestre, por eso los departamentos que más trabajan son los de Despacho, Política, Comunicación, Logística y Transporte.

Oficinas vacías en Guayaquil

Recepción sin secretaria ni documentos sobre el escritorio, y oficinas equipadas, pero sin personal, es el panorama en el despacho vicepresidencial del puerto principal.

Así lucen las instalaciones en el piso 14 del edificio del Gobierno Zonal. Tres de los escritorios vacíos iban a ser usados, luego del anuncio de Glas, en junio pasado, entre el  jueves y el viernes en el puerto principal por “motivos familiares”.

Aunque se observa a un reducido número de empleados, se percibe un ambiente de silencio. “A la semana siguiente de que le quitaran las funciones nos dimos cuenta de que habría reducción en el personal”, comentó un empleado.

Al respecto, Glas confirmó el pasado martes en una radio de Quito, que se espera un recorte. “Tienen que reducir el tamaño de la Vicepresidencia, es inevitable porque no hay los encargos ejecutivos y eso lo evalúa el Ministerio del Trabajo y la Secretaría de la Presidencia”.

Frente a esto, la Vicepresidencia tiene previsto presentar en los próximos días una propuesta de reestructuración de personal para mantener su institucionalidad.    

El Decreto Presidencial 135 establece medidas de austeridad y ordena el cierre de vacantes en el sector público, salvo aquellas que, previo a informe técnico de la cartera de Trabajo, sean necesarias.

Dicha acción será anunciada el 29 de septiembre como fecha tope. Ayer, el ministro de Trabajo, Raúl Ledesma, se refirió a la situación. Indicó que esta cartera evalúa a los empleados en todas las funciones del Estado y a fin de mes se sabrá cuántos saldrán del sector público.

Un funcionario reaccionó a la publicación de un diario privado que mostraba un supuesto rubro de remuneración mensual unificada y el número de trabajadores en la Vicepresidencia. Él aseguró que la información es errónea y que en las próximas horas se enviará un pedido de rectificación al medio y darán a conocer las cifras oficiales reales.

Sin embargo en la web de Vicepresidencia se indica de la existencia de 228 empleados: 37 bajo el régimen del Código del Trabajo y 191 amparados en la Losep. (I)