Miércoles, 02 Noviembre 2016 00:00 Política

El cuerpo del legislador, quien falleció la noche del domingo por un edema pulmonar fulminante, fue velado durante 2 días

A Fausto Cayambe lo despidieron con aplausos y dos de sus canciones favoritas

El presidente de la República, Rafael Correa, resaltó ayer en el pleno de la Asamblea la humildad y la lucha de Fausto Cayambe por la justicia social.
El presidente de la República, Rafael Correa, resaltó ayer en el pleno de la Asamblea la humildad y la lucha de Fausto Cayambe por la justicia social. Foto: Fernando Sandoval / El Telégrafo

El padre Graziano, quien presidió la misa, exclamó: “Fausto no nos dejes solos, anímanos a seguir por el camino de la justicia”. Asambleístas resaltaron que fue el impulsor de importantes leyes sociales.

Redacción Política

Lo primero que se le vino a la mente a Carlos Aucatoma cuando se enteró de la muerte del asambleísta Fausto Cayambe Tipán, fue la sonrisa con que todos los días saludaba: “Hola, Carlitos, me decía con amabilidad cada vez que llegaba al edificio del Consejo Provincial de Pichincha, en  donde laboró como asesor por varios años”, contó el hombre, quien trabaja como guardia de seguridad en la entidad y llegó al homenaje de cuerpo presente que le hicieron ayer en  la Asamblea Nacional.  

Por eso no dudó en pedir permiso en su trabajo para estar en la misa de honras fúnebres: “Era humilde en su proceder y trabajador por las causas del pueblo; siento mucha tristeza, era un ejemplo”, comentó Carlos, al tiempo que levantaba los hombros.           

Al homenaje póstumo asistió el presidente Rafael Correa, así como ministros de Estado, legisladores, familiares y amigos, quienes llenaron el Salón del pleno que se usó para darle el último adiós al asambleísta que militó en Alianza PAIS.

La misa inició pocos minutos pasadas las 10:00. El padre Graziano Masón, párroco de la Quito Sur, del distrito que eligió a Cayambe como legislador en 2013, presidió la homilía, la cual se desarrolló en medio del pesar de todos los asistentes. “Estamos aquí, firmes, los amantes de la justicia para agradecer a este hombre bueno que trabajó por la gente y los más necesitados”, dijo.

El sacerdote recordó el interés del asambleísta por la labor social: “Fausto no nos dejes solos, anímanos a seguir por el camino de la justicia, te necesitamos por el ñeque que le pusiste, siempre decías prohibido desanimarse, es grande la tarea que tenemos por delante”, exclamó en parte del sermón, lo que emocionó a los presentes que empezaron a corear “¡Fausto vive, la lucha sigue!”. Las notas de una trompeta melancólica acompañaron los pasajes de la conmovedora eucaristía. Familiares y amigos que leyeron los salmos responsoriales lo hicieron casi llorando.

Durante la misa también se leyó un mensaje que destacaba la figura de Cayambe, el cual fue suscrito por asambleístas contrarios, como Wilson Chicaiza y Diego Salgado, de CREO; el independiente Ramiro Aguilar, entre otros.

Al finalizar la homilía, un aplauso generalizado y efusivo se escuchó en el salón de sesiones, mientras las personas volvían a gritar “¡Fausto vive, la lucha sigue!”.

El Primer Mandatario se dirigió a los asistentes y se sumó al pesar por la partida tan temprana del compañero. “Está con nosotros, quédate, tu ejemplo nos inspira. Fausto luchó por la justicia, la defensa de derechos, lo cual requiere un cambio para que manden las mayorías en función del bien común, para todos una patria con dignidad, por eso luchó y vivió”.

Rememoró el origen humilde de Cayambe y destacó cómo desde pequeño ayudaba su padre en el oficio de la construcción y a su madre en el puesto que tenía en un mercado  de Latacunga: “Vio cómo ella era maltratada y abusada como empleada doméstica, por eso germinó en el alma de Fausto  su espíritu de rechazo a una sociedad injusta y discriminatoria. También creció su amor por la gente pobre de la patria, su solidaridad con los más débiles”.

Familiares, amigos y compañeros de educación y de la Asamblea acudieron a despedir al legislador, que perteneció a la bancada de Alianza PAIS. Foto: Fernando Sandoval / El Telégrafo

El presidente Correa pidió  que la prematura partida de Fausto “sirva para entender que es mucho más lo que nos une que lo que nos pudiera separar. Hoy más que nunca es necesaria una férrea unidad para continuar este sueño compartido, el sueño de Fausto y de todos los que amamos la patria. Entre compañeros siempre podrá  haber discusiones, pero los ideales deben superar cualquier desencuentro”.

La presidenta de la Comisión de los Derechos de los Trabajadores, Marllely Vásconez, también intervino en el homenaje. Durante los 10 minutos que duró su intervención tuvo la voz quebrada y respiraba hondo para detener su llanto.

“Fausto sembró un legado de amor, ¿quién no se acercó a su curul?, él siempre estuvo con esa mano amiga para ayudarnos, un amigo, mi amigo de las mil batallas”, alcanzó a decir y ya no pudo contener las lágrimas.

La asambleísta recalcó que Cayambe fue un puntal importante en el desarrollo de muchas leyes como la de la Seguridad Social de las FF.AA. y la Policía Nacional, la legislación sobre el seguro de desempleo: “Desde que entró en vigencia esa normativa, 21.654 personas han accedido a este beneficio”.

También comentó que su compañero estuvo al frente de la ley que reconoce al trabajo del hogar, de manera que puedan acceder al seguro. “170.000 trabajadoras no remuneradas del hogar se afiliaron al seguro social”. Resaltó que la gente lo quería porque siempre atendía a las personas sin necesidad de ninguna cita: “No era necesario decirle que nos ayude, siempre estaba dispuesto. Tal vez caminó muy deprisa, pero sus ideales y metas se quedan con nosotros, por eso vamos a seguir con su legado”.

Antes de finalizar interpretaron dos de las canciones favoritas de Cayambe: Los Hermanos, de Atahualpa  Yupanqui, y El Chinchinal, que cerró este homenaje. (I)   

DATOS

La Asamblea Nacional, como parte del homenaje póstumo, entregó un acuerdo legislativo con las condolencias a la familia de Fausto Cayambe Tipán.

Los restos mortales se velaron en el Salón del pleno de la Legislatura desde el domingo en la noche. Ayer, terminada la misa, fue trasladado al cementerio Monte Olivo, en el norte de Quito, donde fue sepultado.

El legislador cumplió 40 años en junio pasado y falleció la tarde del domingo dentro de su domicilio. La autopsia posterior reveló que la causa de la muerte fue un paro cardiaco debido a un edema pulmonar.

Los compañeros de la banda de música del colegio Mejía, donde se graduó Cayambe, interpretaron marchas durante la salida del féretro. Decenas de personas, amigos,  representantes de organizaciones barriales, así como legisladores, ministros de Estado  y el Primer Mandatario, llegaron al velorio. (I)   

ENLACE CORTO

Historias Electorales: León Febres-Cordero

Google Adsense

 

VISITE NUESTRO BLOG

VISITE NUESTRO BLOG

Promo-galeria (2)