Lunes, 10 Octubre 2016 00:00 La columna de Angello Barahona

Punto de vista

Se ha ido el 'Chino' Idrovo

Ángelo Barahona

Marcos Andrés Idrovo incursionó de manera sorpresiva en la TV.  Su incursión en la televisión nacional dio en el clavo como les ha sucedido a otros en un medio que nunca exigió profesionalización ni experiencia y hace ensayos. Y es exactamente lo que le sucedió a este hombre que desde hace más de una década y por azares del destino llegó a la pantalla chica, ya que realmente el ‘Chino’, dueño de un buen gusto, no era periodista y tampoco luchó por serlo. Sin embargo lo hizo mejor que muchos que exhiben un cartón universitario.

Se inició en el programa Noche a Noche, de canal Uno en 2003, rápidamente se distinguió su suave manera de hablar de otros, siempre tratando de agradar y de hacer amigos en un mundo como el de la farándula, donde no precisamente abundan. Logró en poco tiempo ser ubicado como comentarista, oficio ciertamente superior y más cómodo que el de ser reportero, pero también que mayor suspicacia demanda.

Pero el ‘Chino’ lo hacía bien y se granjeó múltiples simpatías.  Su salida de canal Uno motivó una serie de comentarios, algunos alarmantes, pero él realizó un manejo de crisis personal que le trajo paz mental y espiritual.  

Justamente ese problema suscitado en su entorno laboral en el que fue su primer programa de TV, le sirvió para granjearse enormes simpatías, de gente de los medios, de ejecutivos de primer orden. Si algo tenía de bueno el ‘Chino’ es que con su carisma y don de gente generaba un afecto arrollador hacia su persona.  El ‘Chino’ Idrovo no estuvo mucho tiempo sin trabajo. En 2005 hizo varios trabajos de producción para Ecuavisa, hasta que fue llamado por Gamatv para hacer de Rojo a rosa, un espacio de farándula en el que culminó incluso manejando los contenidos. Luchando siempre por salvaguardar su nombre, el ‘Chino’ ignoraba cualquier tipo de campaña de desprestigio. Se mantenía callado. No respondía a provocaciones ni insinuaciones.

Tiempo después lo vimos como el encargado de la farándula en el espacio de Telerama. Siempre gracioso, benevolente, juicioso, flexible. Hasta que llega a ser el nuevo animador de Detectives de Famosos de Canela TV, haciendo dupla durante buen tiempo con Sharon, la ‘Hechicera’. En ese espacio fue donde realmente tuve el honor de conocerlo y de dirigirlo.

Reconozco que al inicio pensé que su participación no se iba a ajustar a los nuevos parámetros. Pero me bastó con el primer minuto de trabajo para convencerme de que era una pieza básica dentro del organigrama de un programa de espectáculos, era la persona idónea y me lo demostró durante el año que compartimos.

Siempre estuvo alegre, jamás de mal humor, siempre cantando las canciones de los años ochenta, comentando sin desparpajo que sus fines de semana y feriados eran con su madre comiendo cosas ricas y caseras, alejado de las farras y, en especial, alejado de la farándula.

Como siempre en la vida, las cosas buenas suceden, el ‘Chino’ fue una vez más llamado por el Dr. Jorge Yunda para que se encargue de la farándula local en una de las más potentes emisoras del Ecuador. Y hasta el final de  sus días lo vimos dando la hora y la alegría a los oyentes.

Fue la farándula la que perdió cuando dejó de contar con el ‘Chino’ Idrovo. No fue al revés. Ojalá les haya quedado claro. Marcos Andres Idrovo murió fulminado por un paro cardiorrespiratorio el pasado 5 de octubre, laboraba en una oficina gubernamental, pues era contador profesional y locutaba un espacio mañanero en la Radio La Otra. Tenía 40 años de edad y muchos sueños.  (O)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense