Miércoles, 02 Noviembre 2016 00:00 La columna de Angello Barahona

La columna de ángelo

Las mañanitas de Richard

Ángelo Barahona

Es posible que el espectador haya perdido la cuenta de la cantidad de estrenos que GamaTV ha tenido en el horario matinal, durante los últimos siete años.

La estación televisiva presentó 10 programas. De esos espacios, cuatro se transmitieron durante los últimos dos años. Lo contrario sucede con su fraterno y vecino TC que desde inicios de la década del 90 tiene a la conductora Ana Buljubasich. Primero lideró Cosas de casa, desde 1995 hasta 2009. El programa relevo es, hasta ahora, De casa en casa.

En Las mañanitas, el nuevo programa del canal GamaTV, hay buenas intenciones y un plantel con ganas de que las cosas esta vez resulten.

El espacio está encabezado por Richard Barker, conductor con experiencia en matinales de canales como TC y Ecuavisa.

Él, quien inició su carrera televisiva en 1987 con Mis adorables entenados, se distingue por una mezcla de desenfado y consejos de vida. Cae bien y resulta.

Sofía Caiche, su coanimadora y ex TC no termina de complementarse con Barker, aunque lo intenta. No obstante, ella es un personaje querido de la televisión ecuatoriana.

La también actriz debería estar más atenta a los inesperados, pero muy acertados cambios escénicos de Barker, quien se corona como el animador principal de este matinal.  

Una de las ventajas o desventajas de estar con alguien que improvisa y domina la escena, es que se aprende o se estanca.

Las apariciones medidas de Marcela Holguín causan buen efecto.

El set en Quito luce desordenado. Eso puede resultar bueno o no.

La televisión actual rompe moldes y quizás esa sea la intención de GamaTV Quito con el programa Las mañanitas.

Un punto desfavorable es la intervención del relator deportivo Eduardo Andino.

Su problema radica en que confunde improvisación y gracia con lo que sea.

Andino brincotea, cocina, baila o lo intenta. Es posible que al televidente no le cause gracia. Es probable que exista alguien que lo acepte.  

No es fácil ser agradable en la televisión. Ser presentador de programas deportivos y mutar como animador de variedades nunca ha dado buenos resultados.

Que alguien me nombre un solo ejemplo...

Al inicio del programa del pasado 21 de octubre, Angélica Millán, modelo colombiana de nacimiento, pero radicada en Quito, bailó sin ton ni son un tema de Azucena Aymara.  

Es recomendable que el animador de un programa conozca el tema que interpretará, sea bailando o cantando.

Si el animador improvisa corre el riesgo de ofender al artista invitado.

Millán, quien es nueva en la animación, debe mirar y aprender más de Caiche y Barker, quienes tienen experiencia.

Cuando ellos bailan tienen claro lo que harán y son capaces de encender la pista.

Santiago Castro, en la sección farándula, abusa de los disfraces como recurso.

Esos atuendos deberían ser solo una opción, no una regla diaria. Lo ideal es que aparezca como él mismo.

Felipe, el chef opcional, lo hace bien. Escenografía agradable. Hay buena iluminación y tomas ágiles en exteriores. La transición Quito y Guayaquil, que no se nota, es un logro técnico. Esos detalles se suman al ritmo que impone Barker en Las mañanitas, de GamaTV. (O)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense