Lunes, 19 Septiembre 2016 00:00 La columna de Angello Barahona

La columna de Ángelo Barahona

La Semana de la Moda en Ecuador

Ángelo Barahona

La denominada Semana de la Moda en el Ecuador en la práctica son apenas tres días. El Ecuador Fashion Week (EFW), que Cecilia Niemes organiza desde hace varios años, tiene mucho de ganas y esfuerzo, visión y entrega. Ha tenido en su momento diseñadores e invitados de prestigio, como Silvia Tcherassi o Ricky Sarkany.

Nada habría que reprocharle a la Niemes en ese aspecto.

Quienes cuestionan ese evento jamás harían algo parecido. Se necesitan agallas. Es difícil en Ecuador, antes y ahora, producir eventos de magnitud. No abundan las empresas auspiciantes.

Es más fácil vender sponsors para una maratón chichera que para eventos fashion. La propuesta es novedosa.

Son tres días para proyectar moda y tendencias.

La producción y coordinación del evento se lleva un 20-20. Hay una cabeza. Hay liderazgo. Hay directrices. Y todos parecen seguir al pie las disposiciones de Niemes, quien tiene olfato y sabe para dónde dirigirse. La escenografía es hermosa, minimalista, con una pantalla LED enorme y la pasarela al nivel del piso.

La sugerencia para la organización es que disponga de gradas laterales.

Esta edición llevó el nombre de Alfredo Niemes. Fue justo y emotivo. Las falencias del evento son superables.

El nivel de quienes modelaron está muy por debajo de los estándares internacionales. Daría la impresión de que no es muy difícil postular para darse un paseíto por la escena. ¿Quién dirige los castings?

Hay mucha mezcla de todo. Excantantes, exchicos reality, exanimadoras. Desfilar por la pasarela del EFW debería ser un reto, pero no lo es. El tema de yo también puedo o no soy modelo pero apoyo el evento debería ser una excepción de la que no se debe abusar.  

Hace falta también un coordinador de escena. Que el desfile esté hermoso y abunden los niños sentados en el piso no le da seriedad al tema. Ayuda poco. Los niños deben estar en eventos infantiles. En las primeras filas deberían sentarse los  blogueros de moda, estudiantes de diseño y periodistas. Esta es otra falencia de la que no tiene culpa la organización, sino todos un poco.

Los reporteros chismosos pululan por lograr la nota del momento, que es  generalmente de pobre contenido, a veces inventada. Nada hablan de lo que interesa: moda, tendencias y diseñadores, quienes son ignorados, salvo que ellos hablen mal de alguien. Allí son apuntados por las cámaras. A los chismosos habría que indicarles que es un evento de moda y que su presencia sobra. Por otro lado, una semana de moda ecuatoriana, si es que se quiere llamar así, no debería tener de planta a un animador venezolano que, además, no es animador. Suena contraproducente.

Cecilia tiene una amplia gama de gente cercana y profesional para escoger; menos comodidad y más confianza en lo nuestro. No siempre lo que no cuesta es lo mejor.  Si ella  promociona y propone lo nuestro, pues que empiece por lo local.

La Semana de la Moda se realiza contra viento y marea. Su mentora dijo que su evento “no dejará de realizarse y que ha superado crisis políticas y económicas”.

Ahora la meta debería ser trascender. Cecilia Niemes tiene una fortaleza de hierro y un carácter determinante para lograrlo, pues prácticamente organiza sola su evento. Eso es personalidad. (O)

ENLACE CORTO
Lectura estimada:
Contiene: palabras
Modificado por última vez:
Domingo, 18 Septiembre 2016 15:53

Google Adsense

Google Adsense