Martes, 29 Noviembre 2016 00:00 Regional Centro

Los conductores deben circular a 40 km/hora

Una campaña para evitar más muertes de vicuñas en las vías

Los camélidos no solo viven en las reservas naturales, también son parte de una comercialización comunitaria en las provincias de la Sierra centro.
Los camélidos no solo viven en las reservas naturales, también son parte de una comercialización comunitaria en las provincias de la Sierra centro. Foto: Roberto Chávez / El Telégrafo

7.185 vicuñas viven en la reserva que abarca las provincias de Chimborazo, Bolívar y Tungurahua.

Redacción Regional Centro

La muerte de vicuñas por atropellamiento motivó a las autoridades a organizar una campaña de concienciación dirigida a los conductores. Se espera que ellos disminuyan la velocidad, especialmente en los alrededores de la Reserva de Producción de Fauna Chimborazo.

Esta reserva tiene 58.560 hectáreas y por allí atraviesan las carreteras Riobamba-Guaranda y Ambato-Guaranda. En algunas ocasiones el exceso de velocidad ha causado atropellamientos y arrollamientos de estos animales.

En lo que va del año se registraron dos muertes de estos camélidos que contribuyen a mantener el ecosistema limpio. “Conduzco a diario por El Arenal en dirección a Guaranda y las vicuñas siempre están de un lado para otro, cerca del ingreso al nevado. Es allí donde debemos bajar la velocidad”, dijo Silvia Monje, conductora habitual en esta vía.

En 1987, mediante el Acuerdo Ministerial 437, se registró este sitio como recurso ecológico y el hábitat natural de los camélidos como llamas, alpacas y vicuñas. Esta última especie suele desplazarse por los sectores Chagpoyio, Hatio Cruz, páramos de San Rafael, Hieleros, Rumipamba y Razucu; además, cruza la calzada en forma espontánea.

Por eso, el Ministerio del Ambiente (MAE) mantiene la campaña ‘No más vicuñas muertas en la vía’, la cual incluye señalización en los sitios que habitualmente utilizan los camélidos para cruzar.  

También se ha trabajado en breves dramatizaciones en la vía para que los conductores observen el daño que pueden ocasionar y la manera en que se puede evitar más muertes. Además de pintar vicuñas azules en el pavimento para llamar la atención.

“Con la Policía entregamos volantes a los conductores y les pedimos que circulen a 40 km por hora”, dijo Marcelo Pino, director provincial del MAE.

La vicuña estuvo en peligro de desaparecer de los páramos ecuatorianos. En 1979 se logró su recuperación con un convenio entre Perú, Argentina, Chile y Bolivia. Cada país donó 70 ejemplares. (I)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense