El personaje

Un artista que enseña a admirar a su querida Huambaló

- 19 de Noviembre de 2016 - 00:00

Roberto Paredes. Pintor huambaleño.

Es un virtuoso de la pintura, la escultura y la fotografía artística. Su inspiración son los personajes cotidianos y los paisajes naturales de su nativa parroquia Huambaló en el cantón Pelileo (Tungurahua).

Todo el que ingresa en Matices, su galería en Ambato, lo primero que ve son los cuadros que cuelgan de las paredes del pequeño salón y del taller contiguo en el que trabaja Roberto Paredes durante 4 o más horas al día. “Esta pasión le ha llevado no solo a exponer, sino también a apadrina talleres continuos de pintura en su ciudad natal para jóvenes y niños que comparten el gusto por los pinceles. Él está seguro que mantenerlos con la mente ocupada es el mejor método para alejar a los chicos de problemas sociales como la drogadicción”, comenta Elizabeth Cruz, admiradora del trabajo de este pintor de 43 años.

Su afición viene de familia y la empezó desde niño. Con el tiempo estudió Bellas Artes en la Universidad Estatal de Bolívar. Ha pintado alrededor de 400 cuadros de diversos tamaños y los ha expuesto en Ambato, Riobamba, Guaranda y Huambaló. Combina los acrílicos con lo óleos y las acuarelas.

En la capital tungurahuense ha participado en varias ediciones del Salón de Noviembre. “Me ha ayudado a desarrollar mi lenguaje visual. Es decir, captar fotos expresivas al combinar la luz y las sombras”, dice Aníbal Torres, estudiante de la Unidad Educativa Huambaló.

En fotografía tiene una colección muy extensa en la que predominan los paisajes con el volcán Tungurahua en actividad. Le gustaría dejar como legado un mural con la esencia de su pueblo: la campiña. (I)