El personaje

Roberto es el ‘sello’ del arte en Latacunga

- 02 de Septiembre de 2017 - 00:00

Roberto Ricaurte. Gestor cultural de Latacunga.

“Es un soñador, idealista, tiene un gran corazón aunque a veces es muy confiado”, son las palabras con las que María Fernanda Gómez definió a su amigo, Roberto Ricaurte (foto), uno de los gestores culturales más destacados de Latacunga.

Ricaurte, de 40 años, siempre estuvo vinculado al mundo artístico debido a que su padre es el único titiritero de Cotopaxi. Desde niño se relacionó con gente que concibe el arte como una forma de vida.

Hace 25 años en la capital cotopaxense nació el colectivo Etcétera, del cual Roberto es uno de los pioneros; en ese entonces se buscaba que se generen actos culturales también en Latacunga y no solo en Quito. Sin embargo, el grupo se disolvió cuando la mayoría de los entonces jóvenes adquirió compromisos afines al estudio, trabajo y matrimonio.

Pero hace tres años se reunieron, y  actualmente luchan por obtener la personería jurídica. Pese a que no reciben de las autoridades la colaboración necesaria, según versiones de sus integrantes, no piensan claudicar.

El objetivo del colectivo es vincular a la sociedad en actos culturales y lograr que el público latacungueño valore estos espacios. En este tiempo han logrado que en la urbe se presenten figuras teatrales de fama nacional. “Queremos que Latacunga se convierta en el epicentro de las artes”, aseguró Ricaurte. “Roberto está convencido de lo que quiere, estoy seguro de que logrará hacer realidad sus objetivos.

Él es el ‘sello’ del arte en la ciudad”, aseguró Iván Guerrero, uno de sus amigos de la juventud, quien al igual que María Fernanda lo define también como un soñador. Además de sus trabajos en gestión cultural, Roberto es padre de dos niños a quienes expresa su infinito amor a través de las expresiones artísticas.

Ellos saben que el colectivo del cual su padre es líder se llama Etcétera porque es una forma de abarcar todo aquello que es imposible precisar. (I)