Miércoles, 01 Febrero 2017 00:00 Regional Centro

La sgr y el coe evaluarán el ejercicio y presentarán las recomendaciones

Respuesta de los baneños a sistema de alertas fue óptima

Baños de Agua Santa es uno de los destinos turísticos más importantes en Tungurahua y la Sierra centro.
Baños de Agua Santa es uno de los destinos turísticos más importantes en Tungurahua y la Sierra centro. Foto: Roberto Chávez / EL TELÉGRAFO

Las vías de evacuación de la ciudad tungurahuense están expeditas. El volcán mantiene una actividad interna baja.

Redacción Regional Centro

Ambato.-

Un ejercicio de evacuación poblacional se realizó ayer en Baños de Agua Santa, en Tungurahua, el cual fue coordinado por el Comité de Operaciones de Emergencia (COE), el Observatorio del Volcán Tungurahua (OVT), el Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica Nacional y los vigías de las comunidades.

El objetivo fue medir la capacidad de respuesta de más de 16.000 baneños frente a una posible emergencia volcánica o de otro tipo y hacer los ajustes y dar las recomendaciones de rigor.

La práctica fue sorpresiva, pues no se reveló la hora. Todo el sistema de sirenas fue activado, incluso las 18 alarmas ubicadas previamente a las del sistema de alerta temprana (SAT) que fueron instaladas por la Secretaría de Gestión de Riesgos (SGR) en Pititig, Mirador de Ulba y Los Pinos. La gente se movilizó hacia los refugios situados en San Vicente y la Escuela de la Policía Nacional.

“La última simulación se efectuó el 11 de mayo de 2011, por eso vamos a evaluar y actualizar los planes de contingencia, las vías de evacuación, los refugios, la señalética y los tiempos de respuesta”, explicó Xavier Mayorga, responsable de la Unidad de Gestión de Riesgos de la Municipalidad de Baños de Agua Santa.

Hace 17 años los habitantes de esta ciudad balneario, considerada la más importante de la Sierra centro, tuvieron que abandonar sus propiedades y negocios por causa de la reactivación explosiva del volcán Tungurahua. La gran mayoría se refugió en albergues que fueron acondicionados por el Gobierno Nacional en los cantones cercanos de Pelileo y Ambato.

Otros se marcharon hacia Puyo, Latacunga, Quito, Guayaquil o se establecieron en Río Negro, Patate, Salcedo, Latacunga y otras poblaciones vecinas. Sin embargo, los baneños retornaron por la fuerza el 5 de enero de 2000.

“Regresamos condicionados, es decir manteniendo la vigilancia del volcán, mejorando y señalizando las vías de evacuación, difundiendo mapas con las zonas de seguridad y de riesgo, y realizando periódicos simulacros para estar listos, luego del despertar del coloso en octubre de 1999”, dijo Antonio Vaca, empresario baneño establecido en Ambato.

Según el Instituto Geofísico, el volcán se mantiene con una actividad interna baja. Las condiciones climáticas no han permitido una observación directa del cráter. (I)   

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense